Público
Público

Rosell se presenta como alternativa a Laporta

El ex vicepresidente acudirá a las elecciones si prospera la moción de censura o en 2010 para intentar acabar con el "desgobierno" del club

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex vicepresidente deportivo del FC Barcelona, Sandro Rosell, ha confirmado hoy que se presentará a las próximas elecciones del Barça, sea este año en caso de que prospere la moción de censura o en 2010, ya que considera que el club atraviesa 'una crisis institucional' y lleva dos años 'de desgobierno absoluto', y acusó a la junta de Joan Laporta de ocultar 'una deuda similar y tan grande' a la de la época de Joan Gaspart.

Rosell reapareció este mediodía en una multitudinaria rueda de prensa, en la que estuvo acompañado por los ex directivos Jordi Moix, Josep Maria Bartomeu, Xavier Faus y Jordi Monés, que formarán parte de su candidatura en las elecciones y que dimitieron de sus cargos en la junta de Laporta junto a Rosell hace tres años, después de dos campañas en el equipo de gobierno del club, por su desacuerdo con la gestión del presidente.

El que fuera vicepresidente deportivo del Barça entre 2003 y 2005 mostró su 'ilusión y convicción' por construir un proyecto alternativo al de la actual directiva y por ello también su voto favorable a la moción de censura en la votación del próximo 6 de julio -si bien mantuvo que no ha tenido relación con la iniciativa presentada por los socios Oriol Giralt y Christian Castellví- y su voluntad de 'incentivar' la participación de los socios.

También aseguró que no pretende convertir la votación en un pulso entre Laporta y Rosell pero espera que la confirmación de sus aspiraciones sirva para fomentar la participación en el voto de censura, el cual considera una medida para acabar con la 'desestbilización' del club. 'Nos intentan vender que la moción desestabiliza, pero el club ya lleva dos años desestabilizado y lo mejor es que haya elecciones para poder recuperar la estabilidad'.

Rosell señaló que el Barça está sufriendo 'un desgobierno absoluto en todas sus áreas', algo que dijo que también comparten 'los más de 9.000 socios que firmaron a favor de la moción', y censuró la actuación de la directiva, principalmente en las parcelas deportiva y económica. En su opinión, la junta de Laporta está ocultando 'una deuda similar y tan grande' a la que heredó en 2003 de la anterior directiva presidida por Joan Gaspart.

'Hay muchos aspectos de la gestión económica que bailan', indicó, en una crítica a la actuación del vicepresidente económico, Ferran Soriano, del que dijo que no le preocupa si piensa aspirar a la presidencia en las próximas elecciones. Además, mostró su rechazo al proyecto de remodelación del Camp Nou diseñado por Norman Foster, porque cree que 'es una obra faraónica que no es necesaria y que el club no se puede permitir económicamente'.

De la reciente compra de unos terrenos en Viladecans, por otra parte, Rosell dijo que 'es un tema oscuro' y que debe haber aumentado la deuda, aunque lamentó la 'falta de información y de transparencia' por parte de la directiva. Otra de sus acusaciones fue que algunos directivos se aprovecharon de sus cargos para 'repartirse tribunas' de sus abonos en el Camp Nou y que él lo rechazó cuando aún formaba parte de la directiva.

Respecto al área deportiva, considera que la directiva está acelerando los fichajes y pagando precios 'por encima del mercado' debido al proceso de la moción y puso el ejemplo los 35 millones que el Barça desembolsará por el traspaso del lateral Daniel Alves. 'El año pasado nos reíamos de que el Madrid pagaba 30 millones por Pepe, un central, y ahora el Barça pagará 35 por un lateral, y eso que Alves es mi amigo y un gran jugador', comentó.