Público
Público

Las rotaciones, a examen

Vencedor en el Celtic Park, el conjunto azulgrana se juega el pase a cuartos de final con Messi como protagonista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Aturdido aún por la zurra que se llevó en el Calderón, sin tiempo de sacudirse de encima las críticas que le han llovido desde entonces, el Barcelona afronta esta noche, ante el Celtic, un compromiso mayor: el encuentro que, haciendo valer la ventaja de la ida (2-3), debería situarle en las semifinales de la Liga de Campeones y dar así un respiro a Frank Rijkaard. Lo necesita el técnico azulgrana, cuestionado como está por no incluir a Messi ni a Touré, dos piezas básicas del equipo, en el once que dispuso ante el Atlético y salió goleado (4-2) del Manzanares.

Con las semifinales europeas en juego, Rijkaard apenas ha encontrado aliados que apoyen su decisión. Tanto es así que, ayer, más que hablar sobre el partido contra el Celtic, tuvo que justificar la suplencia del argentino ante el Atlético. 'No hay que exagerar -aseveró el holandés-; con Messi en el campo, también hemos perdido'.

Recomendación médica

El técnico del Barça aseguró que el delantero argentino se encontraba 'un poco sobrecargado' y que los responsables médicos del club le habían aconsejado no alinearlo de entrada para darle más descanso. 'Lo reservé pensando en el bien del jugador', afirmó Rijkaard, en un argumentación que hizo extensiva al caso de Touré. Aquejado de una dolencia en la espalda, el centrocampista marfileño ni siquiera compareció en el Calderón.

'El nivel de la Champions es muy alto y no hay que fijarse tanto en si perdimos el último encuentro o en la diferencia de calidad entre nosotros y el Celtic', advirtió Rijkaard, en un intento de centrar la atención en el encuentro de hoy. 'Mis jugadores han de tener claro que se tienen que preparar muy bien y que en ningún momento podrán relajarse', añadió el técnico, consciente de las lagunas de concentración mostradas por los azulgrana en el último partido.

'Si no estamos al cien por cien, lo pasaremos mal', añadió Puyol, inspirado quizá por la declaración de intenciones de Stephen McManus. 'No tenemos miedo al Barça: tenemos muchas ganas de que llegue el partido y pensamos que es posible ganarles', había dicho el capitán del Celtic de Glasgow.