Estás leyendo: Las ruedas giran el Mundial

Público
Público

Las ruedas giran el Mundial

El enorme desgaste de los nuevos neumáticos Pirelli obliga a revisar la forma de pilotar y las estrategias de las escuderías

ÁNGEL LUIS MENÉNDEZ

A Pirelli le pidieron unos neumáticos que elevasen varios grados la emoción de la F1, y no sólo ha cumplido con creces sino que presume de ello pese a las numerosas críticas recibidas durante la pretemporada por parte de pilotos y escuderías. "Nos solicitaron específicamente compuestos que se desgasten rápido para contribuir al espectáculo" asegura Paul Hembery, director de la marca italiana. Aunque va en contra de nuestro ADN como compañía, ya que nuestros neumáticos de calle se diseñan para conseguir la mayor durabilidad, la F1 es diferente". Los equipos no ocultan su desconcierto y nadie se atreve a vaticinar qué sucederá en el GP de Australia del domingo, primera cita del Mundial 2011.

Las nuevas gomas anuncian revolución en la pista y revuelo en los boxes. El enorme desgaste acreditado por las Pirelli durante las pruebas de pretemporada obliga a revisar pilotaje y estrategias. Aunque los cálculos no empezarán a ser fiables hasta los entrenamientos libres del viernes, los cambios respecto a 2010 son numerosos y trascendentes.

«La FIA nos solicitó expresamente estos compuestos», dice el director de Pirelli

En el año en el que se permiten las órdenes de equipo, antes prohibidas, la actuación conjunta de todos los miembros de cada escudería cobra especial importancia toda vez que el número de paradas en boxes pasa de una, a lo sumo dos, en 2010, a tres e incluso cuatro ahora. Un error en el muro a la hora de ordenar la entrada del coche o un fallo durante la vertiginosa operación de cambio de ruedas supone la ruina.

La fragilidad del compuesto fabricado por Pirelli es tal que, en principio, los superblandos apenas podrán utilizarse en una vuelta de calificación al límite. Estos neumáticos sólo garantizan una vuelta buena. La segunda es regular y en la tercera, la pérdida de tiempo ya oscila entre medio segundo y 1,5 segundos. Teniendo en cuenta que estas mediciones se realizaron con poca carga de combustible, la degradación sería mayor cuanta más gasolina lleva el depósito.

Las nuevas gomas anuncian más adelantamientos y tensión en el muro

En la pista tampoco faltará la acción. Las declaraciones de algunos pilotos, entre ellos Alonso, apuntan a una brutal diferencia (de cuatro a seis segundos) favorable a los coches que montan ruedas nuevas respecto a los que llevan aproximadamente 15 vueltas encima. Esta circunstancia, unida al kers (sistema de aceleración energética) y al alerón trasero móvil, hará florecer la batalla. "El kers y el alerón móvil pueden dar dos o tres décimas por vuelta, pero con los tres tipos de neumáticos la diferencia se puede ir a ocho décimas", opina Alonso. De hecho, un estudio de Pirelli asegura que durante los entrenamientos celebrados en Montmeló se generaron 56 situaciones claras de adelantamiento.

Los superblandos se usarán muy poco, apenas aguantan una vuelta

La sensibilidad de las nuevas gomas también tiene enorme influencia en la conducción. Así, apurar al límite las frenadas conlleva un claro peligro de bloquear las ruedas. Tampoco se recomienda acelerar de forma agresiva, pues los neumáticos no responden como hacían los viejos Bridgestone.

"Ninguno de nosotros ha corrido en Australia con neumáticos Pirelli, así que todos nos preguntamos cómo podemos sentirnos", reconoce Sebastian Vettel. "Normalmente es un circuito muy duro para los neumáticos y eso será algo que tendremos que controlar durante la prueba. Melbourne tiene unas cuantas características claves: es un trazado que requiere de buena estabilidad en frenada y alguna de las curvas está bacheada. Una buena tracción es algo difícil aquí y será un factor importante a tener en cuenta para los reglajes del coche", avisa el alemán.

De una o dos paradas en boxes se pasará a tres e incluso cuatro

Pirelli, dándole la razón al campeón del mundo, anunció ayer mismo que en Australia entregará un juego adicional de neumáticos a cada escudería. La regla de 2011 asigna 11 pares de ruedas por piloto en cada gran premio, pero deja abierta la posibilidad de que la fábrica italiana facilite un juego extra del compuesto más duro elegido para la carrera en cuestión. A la primera de cambio, se han acogido a la excepcionalidad y, dado que los modelos suministrados son el duro y el blando, los equipos tendrán un paquete adicional del primero.

Es decir, las ruedas lucirán plata (duro) y amarillo (blando) sobre el asfalto de Albert Park y en Malasia y China, las siguientes citas pues otra de las grandes novedades es que el proveedor milanés ha elegido una tonalidad cromática diferente para cada modelo.

Aldo Costa, director técnico de Ferrari, reconoce que el F150º Italia “no es más rápido que el F10 (de 2010), sino menos, como los coches de los otros equipos, porque la eliminación del doble difusor se nota”. En una entrevista publicada ayer en el ‘Corriere dello Sport’, Costa añade: “Durante la clasificación, la pérdida de prestaciones se verá parcialmente compensada con el uso libre del ala trasera móvil, pero esperamos coches más lentos tanto en la clasificación como en la carrera”.

El director italiano prefirió no especificar quién será el primer piloto de la escudería, aunque envió un claro mensaje a Felipe Massa: “Espero que con los nuevos neumáticos pueda seguir el ritmo de Alonso porque necesitamos dos pilotos fuertes. Lo descubriremos sólo en las carreras porque los entrenamientos de pretemporada no son un banco de pruebas que se puedan tener en cuenta”. Costa también opinó sobre los polémicos nuevos neumáticos:

“Seamos francos, Pirelli empezó a trabajar en agosto y en seis meses ha puesto a punto neumáticos seguros y que ofrecen ya un gran resultado. Su constancia y el rendimiento de los materiales son cosas que necesitan mejorar. El problema es saber cuándo llegarán estas mejoras”.