Público
Público

Tensión por ver entrenar a La Roja

Decenas de aficionados intentan acceder a las instalaciones sin entrada y la Policía se ve obligada a intervenir.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La concentración de la selección española en Gniewino ha vivido este martes por la tarde el momento más tenso desde que llegó a esta tranquila localidad de Polonia, cercana a Gdansk. Y es que el entrenamiento que ha realizado la Roja no ha sido todo lo pacífico que al Vicente Del Bosque le hubiera gustado. Decenas de aficionados se han presentado a las puertas del recinto que rodea las instalaciones del hotel de concentración y del campo de entrenamiento con la voluntad de poder ver de cerca a sus ídolos ejercitarse.

Sin embargo, estos aficionados no posesían la preceptiva entrada que otorga permiso para acceder a las instalaciones en hora de entrenamiento. Estas entradas las expende el Ayuntamiento de Gniewino. Ante esta confusión, las personas congregadas han accedido al recinto sin dicho billete. Los responsables del recinto han pedido la ayuda de la Policía polaca para contener la avalancha.

Tras momentos de mucha tensión e intercambio de pareceres entre los agentes y los aficionados, éstos se han encontrado con una valla, que les ha impedido definitvamente el paso al campo de entrenamiento. Mientras, en las gradas las escasas personas que sí habían obtenido su entrada contemplaban los distintos ejercicios marcados por Del Bosque a los internacionales. 

Con respecto a lo que sucedió sobre el césped, Fernando Torres se convirtió en el goleador en el entrenamiento vespertino. El atacante, suplente en el duelo del pasado domingo ante Italia, en el que disputó los últimos quince minutos del encuentro y tuvo dos ocasiones frente a Gianluigi Buffon, fue el protagonista goleador de los 50 minutos de trabajo de esta tarde, tras una mañana dedicada al análisis del rival con vídeos y a un paseo por la zona.

Todo el equipo ya tiene la mente en Irlanda. A 48 horas de esa cita, con sólo el entrenamiento de mañana, a las 11.00, en Gniewino, por delante antes del encuentro fundamental para sus aspiraciones ante el combinado de Giovanni Trapattoni, Vicente del Bosque dispuso de todos sus efectivos para el entrenamiento.

Un juego de calentamiento con porterías de fútbol sala, un ejercicio de posesión de pelota y un partido con condicionantes, con una portería en uno de los lados, con Iker Casillas como guardameta, y dos en el otro, con Víctor Valdés y Pepe Reina, resumieron la preparación de España en una sesión marcada por el balón.

Ahí comenzó Del Bosque las primeras pruebas para la configuración del once titular frente a Irlanda, en el que probablemente recuperará la figura de un punta e incluso de dos, a juzgar por los ensayos de esta tarde. En un equipo, con peto, jugó Fernando Torres, mientras que el otro contó con Fernando Llorente y Álvaro Negredo.

La opción del delantero del Chelsea parece tomar ventaja para el encuentro del próximo jueves. A su lado jugó un centro del campo con extremos, con Jesús Navas en la derecha y Juan Mata en la izquierda, y Sergio Busquets, Xavi Hernández y Cesc Fábregas en el medio centro, una posibilidad si Del Bosque apuesta por las bandas.

En el otro conjunto estaba la defensa titular, con Álvaro Arbeloa, Gerard Piqué, Sergio Ramos y Jordi Alba, la zaga que ya disputó de inicio el choque del pasado domingo ante Italia, con Xabi Alonso en el medio, una línea de tres con Santi Cazorla, David Silva y Andrés Iniesta, y Fernando Llorente y Álvaro Negredo en punta.