Público
Público

"Tocamos el balón con clase"

El técnico, muy orgulloso, insistió en que llegado a este momento ya puede pasar de todo

PEPE GARCÍA-CARPINTERO

“Ahora es un cara o cruz. Nuestro objetivo era llegar a la final y lo hemos conseguido”, pronostica Luis Aragonés de cara a la final del próximo domingo. El técnico reconoció la enorme superioridad de España, sobre todo en la segunda parte, en la que dejó sin voz ni voto a Rusia. Pero Luis insistió, sobre todo, en la felicidad de los jugadores. “Estoy muy contento porque este equipo es una piña”. Y matizó: “También estoy muy contento por España y, en tercer lugar, también por mí”.

“Llevo muchos años y estoy acostumbrado a vivir este tipo de situaciones”, añadió el técnico, que mantuvo el perfil de los últimos tiempos. Nada de celebraciones excelsas. Al contrario. Luis tan sólo saca el puño, pega un grito y vuelve a su estado primitivo. “En el momento en el que tuvimos el balón, nos fue mucho más fácil llegar a la portería”, añadió el técnico. “Sabíamos que el gol era cuestión de tiempo”. En este sentido, Luis fue muy generoso con su grupo: “El equipo juega muy bien y toca el balón con clase, y eso es lo que nos ha llevado a la final”.

La lectura de Hiddink, seleccionador de Rusia, fue realista. Para empezar, defendió su planteamiento. “Intentamos ser ofensivos, pero fue imposible”. Y después lo justificó: “El balón en el centro del campo fue en todo momento de España, sobre todo a raíz de la entrada de Cesc por Villa. Eso fue definitivo y ahí perdimos el partido”. Al juzgar al rival, señaló: “España es un gran equipo y pudimos mantener su nivel durante una hora, pero después mis futbolistas se sintieron muy cansados, Podemos estar orgullosos de llegar a una semifinal, pero nuestro rival fue muy fuerte”.