Público
Público

Togo solicita jugar y la CAF se niega

Ghana no tuvo que jugar su primer partido en la Copa de África

IGNACIO ROMO

Togo se mueve en un mar de dudas. La selección que sufrió uno de los ataques terroristas más graves de la historia del deporte el pasado viernes, con un trágico balance de tres muertos y siete heridos, reconsideró de nuevo su posición y solicitó jugar la Copa de África. Sin embargo, la respuesta de la Confederación Africana de Fútbol (CAF) fue rotunda y rápida: no.

El ministro de Deportes de Togo, Christophe Padumhokou Tchao, pidió públicamente a la CAF que les permitieran tomar parte en la competición, "una vez transcurridos tres días de luto". El domingo, sin embargo, el primer ministro de Togo, Gilbert Huongbo había negado todos los rumores que apuntaban a una reconsideración de la postura del equipo cuyo autocar fue ametrallado.

Paradójicamente, y quizá injustamente, la CAF está mostrándose muy firme, incluso excesivamente dura con Togo. En todo momento han dejado claro que si Los Halcones (como se conoce a la selección togolesa) no se presentaban a su primer partido contra Ghana, que se habría disputado este lunes en Cabinda, serían descalificados. En el fondo de la dureza de la CAF se encuentra la decisión de Togo de viajar en autocar a Angola desoyendo las normas del campeonato, que eran muy claras en la exigencia de viajar en avión por cuestiones de seguridad.

Mientras, la prensa estatal de Angola anunció la detención de dos presuntos terroristas implicados en el ametrallamiento. António Nito, procurador provincial de Cabinda, el enclave del norte de Angola donde tuvo lugar el ataque, anunció la captura.

Nito explicó que las detenciones se llevaron a cabo "en el lugar del incidente, en la carretera de Massabi que une Angola y la República de Congo". La Procuraduría, según comunicó su responsable provincial, ha abierto "un proceso para esclarecer los hechos y la responsabilidad de los implicados".