Público
Público

De un torneo del petrodólar a ensayo del Mundial

La Copa Confederaciones, que se disputa por primera vez en África, ha pasado en ocho ediciones de ser la Copa del rey Fahd a convertirse en un serio test de cara al próximo Mundial

AGENCIAS

La Copa Confederaciones, que empieza el día 14 en Suráfrica, ha pasado en menos de dos décadas de ser un torneo poco conocido y denominado Copa del rey Fahd, que se disputó por primera vez sin más repercusión que la justa en Arabia Saudí en 1992, a convertirse en el ensayo general del Mundial.

La competición, que se prolongará este mes durante dos semanas, se jugará en Suráfrica, país que exactamente dentro de un año acogerá el primer campeonato mundial de fútbol que se celebrará en África, casi ochenta años después del primer torneo mundial, el que se disputó en Uruguay en 1930.

En enero de 1992, cuatro selecciones (Argentina, Arabia Saudí, Costa de Marfil y Estados Unidos) se midieron en un torneo en tierras saudíes que pasó casi inadvertido en los países ajenos a los contendientes. En tan sólo cinco días se cumplieron unas semifinales, un partido por el tercer y cuarto puesto y una final, en la que los argentinos ganaron a los anfitriones por 3-1.

Tres años después, en el mismo país y con seis selecciones en liza, fueron los daneses los campeones. Dos años más tarde, en 1997 y también en el mismo escenario, la competición alcanzó su actual denominación, por lo que la FIFA ha decidido considerar Copa de las Confederaciones a las siete ediciones disputadas hasta el momento, de las que la actual será la tercera que se jugará en el país sede del Mundial un año antes de su celebración.

Así ocurrió por primera vez en la quinta edición, que tuvo lugar en Corea y Japón en 2001 y en la séptima, en Alemania en 2005, por lo que el torneo se considera un verdadero test del estado de preparación del Mundial a doce meses de su celebración.

La competición de 2009 en Suráfrica presenta algunas novedades importantes, entre las que destaca la de ser la primera ocasión en la que un torneo de esta trascendencia se disputa en el continente africano.

El torneo también está marcado por el debut de dos selecciones de primer nivel mundial, España e Italia. Su estreno contrasta con la tradición de participación de Brasil, un combinado que alcanza su sexta presencia consecutiva, tras haber estado ausente en las dos primeras ediciones.

Hasta el momento, el torneo acumula en sus siete ediciones un total de 92 partidos, por lo que el Egipto-Italia del 18 de junio será el encuentro cien de la historia de la competición en su diecisiete años de existencia.

Un total de 268 goles se han marcado hasta la fecha en esos diecisiete años, a una media de 2,91 por encuentro. De ellos, cincuenta han sido obtenidos por la selección de Brasil, la "estrella" histórica de la Copa Confederaciones. Ahora se espera que en Sudáfrica se alcance el gol trescientos del torneo.

Hasta el momento la competición, en la que han participado un total de veintiséis selecciones nacionales, se ha desarrolllado, además de en Arabia Saudí en tres ocasiones (1992, 1995 y 1997), en México (1999), Corea y Japón (2001), Francia 82003) y Alemania (2005).

Un total de 3.300.000 personas han presenciado hasta el momento los encuentros de la competición, lo que supone una media superior a los 35.000 asistentes por partido.

Tres de los ocho participantes (España, Italia e Irak) debutan en esta edición, mientras que Brasil, el mejor equipo de la historia del torneo, ya acumula veintitrés partidos, frente a los diez de Estados Unidos, los seis de Nueva Zelanda y los tres de Suráfrica y Egipto. Ninguno de estos tres últimos equipos conoce la victoria en la Copa de las Confederaciones.