Estás leyendo: Torres decide caminar solo

Público
Público

Torres decide caminar solo

El Chelsea paga 58,5 millones por el delantero del Liverpool. El fichaje más caro de la historia de un futbolista español 

I. S. DE UGARTE / A. L. MENÉNDEZ

Tres años y cinco meses después de su debut en Anfield, Fernando Torres puso fin a su carrera en el Liverpool. En el último suspiro de la jornada final del mercado invernal, El Niño provocó un repentino huracán de millones en la Premier, con el equipo de Kenny Dalglish como punto de arranque.

El Chelsea se hizo con el delantero madrileño (26 años) por 58,5 millones de euros, el fichaje más caro jamás protagonizado por un futbolista español y la transacción más elevada de la historia entre dos clubes ingleses.

Por la noche, un grupo de aficionados del Liverpool quemó en la calle una camiseta del 9. Casi de inmediato, otros seguidores criticaron con dureza el gesto en los foros de la web del club. Su paciencia quizá se vea puesta a prueba el próximo fin de semana, cuando el calendario ofrece una circunstancia singular. Fernando Torres podría debutar con el Chelsea el domingo precisamente ante su anterior equipo en una imagen que será difícil de soportar para la hinchada del Liverpool. Eso sin contar con que marque.

El delantero deja en Anfield una espectacular marca de 81 goles, pero se va como llegó del Atlético: sin ningún título. Durante un tiempo, fue el auténtico heredero de Ian Rush en el corazón de la hinchada, que no ha dejado de creer en él a pesar de su baja forma en esta temporada.

El madrileño daba la sensación de ser un jugador deprimido

Tras un discreto Mundial, al que llegó recién salido de una lesión, Torres descubrió que el nuevo entrenador, Roy Hodgson, imponía un sistema tan defensivo que le dejaba prácticamente solo en ataque. El madrileño daba la sensación de ser un jugador deprimido, tanto por su juego como las tácticas de Hodgson. La llegada de Dalglish pareció animar un poco el ambiente en el club, pero Torres sabía que ya era imposible clasificarse para la Liga de Campeones.

Con el dinero del traspaso asegurado, el Liverpool se lanzó a una carrera multimillonaria en la que acabó gastándose más dinero del ingresado. Al fichaje ya conocido del uruguayo del Ajax Luis Suárez -25 millones de euros-, se unieron los de Carroll, del Newcastle -41 millones- y Adam, del Blackpool -10 millones-. Carroll es un delantero de gran futuro que suma 11 goles. El precio del fichaje es disparatado, pero al menos su edad, 21 años, hace pensar que el Liverpool podría rentabilizarlo.

Además de Torres, el Chelsea también ha cerrado a última hora el fichaje del central del Benfica David Luiz, pretendido entre otros por el Real Madrid, por 25 millones de euros.

En total, la Premier ha sido pródiga en movimientos. Los clubes han gastado más de 233 millones. Los equipos españoles han sido los más austeros de las grandes ligas europeas. Sólo han invertido 38 millones, de los cuales casi un tercio -11,2- corre a cuenta del Atlético. El otro gran animador del mercado es el Málaga, que se ha gastado siete . Los dos grandes han realizado una sola incorporación: Adebayor (cuatro millones), el Real Madrid; y Afellay (3), el Barça. En el otro plato de la balanza, los equipos españoles han ingresado 25,5 millones de euros. De ellos, caso la mitad, diez , han engordado las arcas del Espanyol.

La Bundesliga puede presumir de superávit en el mercado invernal

La Bundesliga puede presumir de superávit en el mercado invernal gracias a otro club inglés, el Manchester City. Propiedad de un grupo inversor de los Emiratos Árabes, el equipo de la Premier ha pagado 37 millones de euros al Wolfsburgo por el delantero bosnio Dzeko (24 años). En clave interna, el Bayern ha desembolsado 17 millones al Hoffenheim por el centrocampista brasileño Luiz Gustavo. En total, los clubes germanos se han gastado 57 millones y han ingresado 75.

Los italianos han fichado por un importe total de 98 millones y han ingresado 69,5. Mención especial merece el Inter, que despidió a Benítez por pedir refuerzos y ahora se ha gastado 38 millones en Pazzini (Sampdoria), Ranocchia (Génova) y Knasmüllner (Bayern). Le sigue el Génova y el Sampdoria con una inversión de 13,4 y 12,8 millones respectivamente.