Público
Público

Torres: "Míchel no es un tocahuevos"

El objetivo del nuevo técnico del Getafe en las cinco jornadas que quedan es "levantar el ánimo del equipo y quitar ansiedades"

AGENCIAS

José Miguel González, Míchel, nuevo entrenador del Getafe, aseguró durante su presentación oficial del conjunto madrileño, que dirigir a un equipo al borde del descenso durante cinco jornadas es un reto y no un riesgo, ya que éste es "ver los partidos desde la barrera".

"Tengo mucha vocación por el fútbol. Esto es una posibilidad. Nos planteábamos el futuro de cara al año que viene y este es un buen club. Es muy cercano, es una posibilidad buena y me fijo en la fe y en la seguridad que tengo de que los jugadores puedan sacar esto adelante", aseguró.

El ex jugador del Real Madrid destacó que una de las claves, para sacar al Getafe de las posiciones peligrosas será "levantar el ánimo del equipo y quitar ansiedades", y resaltó que ese trabajo no lo podrá hacer él sólo, sino que necesitará la ayuda de toda la plantilla".

"Mi objetivo es quitar ansiedades. La plantilla es buena y no tiene por qué estar en esta situación, pero debe apechugar con ella. Haremos entrenamientos participativos, con mucho balón. Hay que evitar la tensión. Tienen que recuperar la autoestima", señaló.

"Este un reto como otros que he tenido en la vida y para el que me siento preparado. He visto muchos entrenamientos y partidos del Getafe esta temporada y otras, pero no estoy intoxicado y todos parten de cero. Se ganarán el puesto (los jugadores) con su trabajo desde ahora, no por lo que haya visto yo antes", añadió.

Finalmente, se refirió a la posibilidad de entrenar al equipo el año que viene. Míchel no tiene una cláusula de renovación automática que le mantendría en el cargo si el Getafe se queda en Primera División: "No le doy importancia a eso. Para mí, cinco partidos son como una temporada. Como socio y abonado del club lo que quiero es que se salve", concluyó.

Mientras, el presidente azulón, Angel Torres, reconoció que llegó a pensar en dejar su cargo por la mala racha de resultados, pero que finalmente optó por la destitución de Víctor Muñoz y nombrar como sustituto a 'Míchel' porque era "la fórmula más fácil", dada la situación y lo que queda de campaña.

El mandatario aseguró que la plantilla le "trasmitía tristeza" y de ahí la necesidad de "hacer un cambio". "Es más fácil echar a uno que a 25, pero incluso llegué a pensar que me tenía que ir yo, pero todo mi entorno consideraba que era una locura porque los futbolistas no iban a resurgir con esa medida porque tienen una buena relación conmigo", señaló Torres antes de presentar a Míchel como nuevo técnico 'azulón'.

Además, el mandatario, que subrayó que el nuevo entrenador no es un "'tocahuevos'", declaró que su apuesta por técnicos con gusto por el buen fútbol no va a cambiar. "Creo que un equipo que juega al fútbol tiene más posibilidades de mantenerse. Quiero entrenadores con ideas claras y que les guste el toque. Míchel es un hombre de mucho futuro y que al futbolista le gusta", sentencó.