Público
Público

La última curva hacia Ferrari

Mosley flexibiliza el recorte presupuestario y facilita el fichaje de Alonso en 2010

ÁNGEL LUIS MENÉNDEZ

Los vientos del paddock empujan a Fernando Alonso hacia el garaje de Ferrari. Todas las evidencias visten de rojo al piloto español en 2010, y ayer Max Mosley abrió la última puerta que podría haber cerrado el paso al asturiano. Tras la reunión del Consejo Mundial celebrada en París, el presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) desveló que ni la escudería italiana ni el resto de las grandes tendrán que rebajar sus presupuestos el año próximo tanto como se temían.

Aunque la FIA aún no ha aprobado la norma definitiva, Mosley aseguró que el tope económico que se barajaba, 33 millones de euros, "será algo mayor una vez oída la petición de los equipos". Además, los sueldos de los pilotos y los gastos de marketing se contabilizarán aparte, algo que permitirá a Ferrari afrontar sin restricciones la costosa operación de fichaje de Alonso.

El problema del equipo de Manarello no es el desembolso en sí, sino que al reflejar la elevada nómina del español unos 20 millones de euros en su presupuesto éste se dispararía sobrepasando el límite de la FIA. El coste de la operación se cubrirá con creces mediante las aportaciones de los patrocinadores que arrastra Alonso.

El principal es el Banco de Santander. El nombre y logotipo, rojo, de la entidad española cambian de escaparate en diciembre. Abandonan McLaren para lucir en Ferrari, así que su interés en contar de nuevo con Alonso como en 2007, cuando el ovetense estuvo en McLaren es máximo.

Mutua Madrileña ya anunció que este es el último año que invierte en una escudería (Renault), pero no descarta seguir siendo patrocinador individual de Alonso. Y Silestone, empresa española que luce desde 2008 en la gorra del bicampeón mundial, tiene intención de ampliar un contrato que expira a finales de año. De hecho, fuentes de la compañía almeriense de encimeras dan por hecho la llegada de Alonso a Ferrari en 2010 y reconocen que esa circunstancia hace aún más atractiva su relación comercial con el piloto.

En principio, el compañero de Alonso será Massa, con contrato hasta 2011. Raikkonen, tildado de frío y apático en el seno de la escudería italiana, no tiene firmado más allá de diciembre. Y en 2012 la intención de Ferrari es incorporar a Vettel para formar un dúo de lujo con el español.