Público
Público

¿Y si Beloki gana tres Tours?

La renuncia de Armstrong le adjudica el de 2002, en el que fue segundo, pero en 2000 y 2001 fue tercero por detrás de Ullrich, que luego fue implicado en la Operación Puerto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hoy debería ser portada Joseba Beloki (Vitoria, 1973). No todos los días se gana un Tour de Francia y aún menos con diez años de retraso. La noticia parece de película. A Beloki le coge al borde de los 40 años cuando ya es un deportista casi anónimo (su última hazaña ha sido correr el maratón en 2 horas y 47 minutos en Berlín) que se gana la vida como comentarista de Radio Euskadi y colaborador de una revista especializada: ‘Ciclismo a fondo'.

Su cuenta de Twitter, a las diez de la mañana de hoy, tiene 6.743 seguidores y, naturalmente, los niños de hoy ni tan siquiera saben quien fue Joseba Beloki. Acostumbrado a vivir a la sombra de Armstrong, y con una manera de ser poco espectacular, nunca fue un ciclista con gran propaganda. Por eso esta noticia de hoy, que llega con diez años de retraso a su vida, ya ni le entusiasma ni la necesita. Son sólo las cosas del ciclismo que, desde el caso Festina de 1998, dudará eternamente de la reputación de sus vencedores... ¿y de Beloki?

Acostumbrado a vivir a la sombra de Armstrong nunca fue un ciclista con gran propaganda

Sus mejores años fueron en el ONCE del sospechoso Manolo Saiz. De hecho, corrió ese Tour 2002 con ese maillot, pero quizá no sería correcto juzgar a Beloki a partir de Manolo Saiz. Beloki, en realidad, no perteneció a ese laboratorio. Sólo llegó a la ONCE por un asunto de dinero y porque allí podían ayudarle, más que en ningún otro lugar, a ganar el Tour. Sin embargo, Beloki nunca fue un ciclista bien tratado por este Tour de Francia que ahora se acerca a él. Antes de ser segundo en 2002, a 7 minutos y 17 segundos de Armstrong, fue tercero dos veces.

Y después en 2003, que parecía el año del asalto definitivo, se retiró de la carrera con un codo roto y una cadera lastimada para siempre en aquella terrible caída, al descender el puerto de La Rochette, en la que Armstrong salvó milagrosamente el pellejo. Todo por ganar una carrera que Lance va a perder nueve años después en beneficio de algunos hombres de dudosa dignidad como Ullrich (2000, 2001 y 2003) o Iván Basso (2005), implicados y sancionados por la Operación Puerto. ¿Son, por lo tanto, vencedores dignos? Pues ya no se sabe y tan sólo un aviso: si Ullrich no pasa los controles de la Agencia Mundial Antidopaje, Beloki podría ganar hasta tres Tours, los de 2000 y 2001 en los que fue tercero por detrás de Armstrong y Ullrich.

Beloki fue siempre un ciclista obsesivo, de los que no veía el límite al trabajo

Beloki fue siempre un ciclista obsesivo, de los que no veía el límite al trabajo, de los pocos que se atrevía a contestar a Armstrong en esa época y de los que no paraba de soñar con el maillot amarillo en los Campos Eliseos. Así que lo último que le faltaba a un hombre así era caerse en la carretera con esa gravedad. Su recuperación nunca fue la que necesitaba. Y sobre todo le dejó unas heridas casi incurables. 'Sufrí un gran desgaste psicológico, me torturaba y quería hacer más y más'. Pero ya no le valió para acercarse a la elite y aún menos al podio de París con el que tantas veces había soñado con motivo.

Sin embargo, ahora que ya ha dejado de soñar, Armstrong se rinde ante la Agencia Mundial Antidopaje y Beloki se encuentra con que no sólo ha ganado un Tour, sino que también podría ganar tres. ¿Dónde está la lógica? O, más bien, ¿dónde está la lógica en el ciclismo de hoy? De momento, la realidad es que Beloki se une a Bahamontes, Ocaña, Delgado, Indurain, Pereiro, Sastre y Contador como vencedores españoles.... ¡Con lo difícil que es eso!