Público
Público
laboral coronavirus

Aumentan los despidos en empresas que se saltan la salvaguarda del empleo obligatoria en los ERTE

Algunas empresas no están respetando los seis meses en los que no está permitido despedir a los empleados tras la finalización del ERTE y extinguen contratos basándose en causas poco justificadas, inventadas o prescritas. 

Oficina del SEPE, antiguo INEM, con una cola de parados. EFE/Archivo
Oficina del SEPE, antiguo INEM, con una cola de parados. EFE/Archivo.

La llegada del coronavirus puso en peligro multitud de puestos de trabajo. Tras la declaración del estado de alarma, el Gobierno desplegó un fuerte escudo social para intentar reducir al máximo el impacto de la pandemia en las empresas y los trabajadores.

La medida a la que sin duda más se han acogido trabajadores y empresas ha sido la de los expedientes de regulación temporal de empleo, también conocidos como los ERTE. Sólo durante la primera ola se tramitaron unos cuatro millones y gracias a ellos, las empresas podían ahorrarse el pago de las nóminas, además de tener exoneraciones en las cotizaciones a la Seguridad Social de sus trabajadores.

Uno de los requisitos para que las empresas se pudieran acoger a estos expedientes por fuerza mayor (por el coronavirus) era que debían mantener la salvaguarda del empleo durante los seis meses siguientes tras la incorporación de los trabajadores a la empresa tras acabar el ERTE.

Ahora, abogados laboralistas están advirtiendo que esta salvaguarda del empleo en muchos casos no se está cumpliendo y se están llevando a cabo despidos antes de la fecha. Además, desde UGT aseguran que hay empresas que están devolviendo las exoneraciones  a la Seguridad Social para poder despedir antes de tiempo y están observando una disminución de ERTE durante la segunda ola para evitar alargar el compromiso del empleo durante seis meses más.

Estas son algunas de las formas de operar más comunes entre las empresas que no están respetando la salvaguarda del empleo, así como la tendencia de otras para intentar evitarlo:

Despidos disciplinarios

Abogados laboralistas advierten que las empresas están realizando despidos disciplinarios –extinción del contrato de trabajo por voluntad unilateral del empresario– para evitar respetar el compromiso de salvaguarda del empleo durante seis meses.

"Muchas empresas están recurriendo a despidos disciplinarios con poca o ninguna base para saltarse la prohibición de despedir. Solo la semana pasada he tenido ocho casos", asegura a Público el abogado Íñigo Molina.

Despidos disciplinarios por acumulación de sanciones

Entre los despidos disciplinarios con poca base que están utilizando algunas empresas se encuentran aquellos que se justifican por la acumulación de sanciones como motivo de despido.

"Algunas empresas comienzan imponiendo sanciones a los trabajadores y para que no las impugnen no les descuentan días o les descuentan muy pocos. De esta forma los trabajadores van acumulando un número de sanciones y así les pueden despedir de forma disciplinaria. En algunos casos también me estoy encontrando el despido disciplinario directamente sin ni siquiera molestarse en disimularlo", asegura el laboralista Víctor Llanos.

Despidos disciplinarios por causas inventadas

El abogado laboralista Luis Pallarés asegura a Público que se está encontrando muchos despidos disciplinarios basados en causas "falsas o inventadas".

"Normalmente basan sus despidos en problemas menores como un retraso en la entrada al trabajo, pero cuando no tienen nada a lo que agarrarse para llevar a cabo dichos despidos acaban inventándose las causas. Ambas situaciones me las estoy encontrando mucho durante estas semanas", asegura el abogado.

Despidos por causas prescritas

Otra de las fórmulas que están utilizando las empresas para despedir a los empleados según están detectando los letrados laboralistas en sus despachos es la de despedir por causas que ya han prescrito.

"Una empresa puede despedir a un empleado por faltas graves como por ejemplo no obedecer órdenes directas de un superior o cometer imprudencias. Estas faltas prescriben a los sesenta días, en cambio me estoy encontrando muchas cartas de empresas que están despidiendo a trabajadores por cometer faltas graves hace meses", asegura Pallarés.

Finalización de contratos temporales antes de tiempo

Los trabajadores temporales que han estado en ERTE también están sufriendo despidos sin que las empresas cumplan con la salvaguarda del empleo. Algunas de ellas están contando el tiempo que han estado en ERTE como tiempo efectivo de contrato y les están despidiendo por una supuesta finalización de contrato.

"Algunas empresas no están respetando la salvaguarda del empleo y están contando el tiempo del ERTE como tiempo de contrato despidiendo así a los trabajadores. Además, como saben que estos despidos son improcedentes están pagando directamente 33 días por año trabajado a los empleados que están despidiendo en vez de 12 como está estipulado para los temporales. De esta forma, si los trabajadores van a juicio la empresa no reconoce la improcedencia del despido y así no tiene que devolver la exoneración de cuotas, dinero público que se está quedando", explica Llanos.

Devolución de la exoneración de cuotas

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ya ha alertado de que en las próximas semanas se va a producir una "avalancha" de despidos, porque muchas empresas están comenzando a devolver la exoneración de cuotas a la Seguridad Social durante los ERTE.

Empresas que ya tienen pensado despedir

En esta segunda ola, muchas empresas están optando por no hacer ERTE ya que la realización de dicho expediente les obligaría, de nuevo, a mantener el empleo durante los próximos seis meses desde el día de reincorporación de cada trabajador.

Muchas están esperando a que se cumplan los seis meses —ya hay bastantes que están acercándose a esa fecha— para reajustar la plantilla, lo que conlleva despidos o, incluso, realizar un ERE.

"Estamos detectando que hay empresas que están evitando hacer nuevos ERTE porque se han dado cuenta de que luego no pueden despedir. Están prefiriendo esperar a que se cumplan los seis meses desde que reactivaron la actividad", explica el laboralista Pallarés.

"Está habiendo aluvión ahora porque muchas empresas reactivaron su economía en los meses de verano. Estas empresas no quieren hacer un nuevo ERTE y están aguantando con los trabajadores que tienen y tienen anotado en la agenda qué día cumplen los seis meses para despedir a los trabajadores. Me estoy encontrando a bastantes empresas que están avisando a los trabajadores de que les van a despedir el día que se cumpla la salvaguarda del empleo. Es importante no perder de vista que, en el derecho laboral tiene que haber una causa disciplinaria para el despido. En estos casos ellas se la inventan y, por desgracia, la jurisprudencia ha sentado un precedente que dice que un despido en fraude es improcedente, pero no nulo. Es decir, no hay que reincorporar al trabajador y el empresario deberá pagar 33 días por año trabajado", explica.

Los contratos temporales son los más perjudicados

"Todavía no hay una campaña concreta en relación con las exoneraciones de las empresas en las cotizaciones a la Seguridad Social para ver si cumple con el mantenimiento del empleo. Estamos haciendo visitas ordinarias a las empresas que están en ERTE y hacemos un control, pero no existe una campaña específica para el mantenimiento del empleo", explica Mercedes Martínez, portavoz del sindicato UPIT.

Martinez explica que la Inspección de Trabajo tendrá más fácil ver lo que está ocurriendo con las extinciones de contrato por obra y servicio y temporales. "Ahí sí que vamos a tener mucha más facilidad de poder comprobar la salvaguarda del empleo", explica.

El ministerio de Trabajo asegura que no ha notado una subida de despidos y explica que desde la Inspección de Trabajo se están llevando a cabo acciones para controlar el buen uso de los ERTE.

Más noticias de Economía