Público
Público

Desigualdad El aumento de los autoritarismos acentúa la brecha salarial

El 42% de las mujeres en edad de trabajar no forma parte de la mano de obra remunerada, frente al 6% de los hombres, según un informe elaborado por Oxfam Intermón. 

Una mujer limpia unos cristales de una casa. REUTERS/Archivo.

público

“Si cada persona se sentase sobre el dinero que posee apilado en billetes de cien dólares, la mayor parte de la humanidad se sentaría en el suelo. Los dos hombres más ricos del mundo estarían sentados en el espacio”, asegura el último informe de Oxfam Intermón sobre la desigualdad económica mundial.

Con este último informe, que coincide con la nueva reunión del Foro Económico Davos, la ONG desvela entre otras cuestiones que los trabajos de cuidados no remunerados son el sostén del sistema, ya que los Estados y empresas se ahorran hasta 10,8 billones de dólares anuales que deberían ir destinados a personas –en su mayoría mujeres– que dedican su tiempo de trabajo a tareas no retribuidas.

De hecho, en España se emplearon 130 millones de horas diarias en 2018 en trabajo de cuidados no remunerados, una cifra que equivale a 16 millones de personas trabajando ocho horas al día sin percibir remuneración alguna y al 14,9% del PIB, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT)

Lara Contreras, responsable de investigaciones y de incidencia de Oxfam Intermón, apunta que la depreciación del trabajo es una constante en el mercado español: “Los salarios cada vez ocupan menos espacio del PIB del país, mientras se incrementan las diferencias salariales, aunque lo más alarmante es el aumento de la riqueza. Pese a que la desigualdad de la renta ha disminuido, esto no se ha traducido en la reducción de la desigualdad, ya que se ha generado más trabajo precario”.

El informe de la ONG hace hincapié en cómo el aumento de los autoritarismos, especialmente los de Jair Bolsonaro y Donald Trump, ha provocado que se acentúen las brechas salariales entre ricos y pobres: "Hacemos una llamada de atención sobre el progreso de los populismos y el cierre del espacio democrático. Bolsonaro es un ejemplo de cómo un país con mucho trabajo en política social puede sufrir retrocesos", dice Contreras. 

Optimistas con el nuevo Gobierno

Pese al tono negativo de los datos revelados por la organización, se muestran optimistas ante la llegada del nuevo Gobierno debido a la “inclusión de medidas contra la precariedad laboral”, al que solicitan la creación de una renta mínima garantizada para contrarrestar los efectos de la brecha salarial, cada vez más agudizada tanto en España como en el resto del mundo.

“La subida del salario mínimo es necesaria, porque impacta directamente en las mujeres. El 75% de las personas con salarios reducidos son mujeres, y cuestiones como la temporalidad afectan 3,5 más veces a mujeres que a hombres”, apunta Contreras. El informe de Oxfam relata que los 22 hombres más ricos del mundo poseen más riqueza que todas las mujeres africanas, así como que el 42% de las mujeres en edad de trabajar no forma parte de la mano de obra remunerada, frente al 6% de los hombres.

El mensaje principal del informe es que este sistema económico se sostiene por el trabajo gratis que las mujeres llevan a cabo en el ámbito particular. “La solución pasa porque el Estado, las empresas y las familias se corresponsabilicen de su parte, tanto en los trabajos remunerados como en los que no”, declaran desde Oxfam.