Público
Público

Barcelona perderá casi 500 millones de euros por la suspensión del Mobile

Desde su primera edición, en 2006, el MWC, la mayor feria del sector de las telecomunicaciones, ha aportado más de 4.000 millones de euros a la economía de la ciudad. La afectación hotelera y al sector servicios tendrá un fuerte impacto

El logo del Mobile World Congress (MWC20 ) en la entrada del recinto ferial de Barcelona. REUTERS/Nacho Doce
El logo del Mobile World Congress (MWC20 ) en la entrada del recinto ferial de Barcelona. REUTERS/Nacho Doce

La alarma por el coronavirus se ha impuesto y los responsables del Mobile World Congress (MWC) han terminado por ceder y cancelar la edición que debía comenzar el día 24 de febrero. El goteo cada vez más intenso de bajas de compañías de gran tamaño del mundo de las telecomunicaciones ha sido una presión finalmente insuperable para los responsables de GSMA, la entidad organizadora.

Y los costes para Barcelona serán multimillonarios. La suspensión del certamen supondrá para la capital catalana un impacto económico de 492 millones de euros. El certamen debía celebrarse entre el 24 y el 27 de febrero y se esperaba que Barcelona recibiera unos 110.000 visitantes.

El Mobile es la feria del sector más importante del mundo y estaba terminando los preparativos en la Fira de Barcelona para acoger a 3.000 expositores de 200 países. El evento, que este año tenía el lema Limitless inteligente connectivity (Conectividad inteligente ilimitada), genera más de 14.000 puestos de trabajo temporales que ahora se verán afectados.

Cabe destacar que desde su primera edición, en 2006, el MWC ha aportado más de 4.000 millones de euros a la economía de la capital catalana que este año no se podrán incrementar.

La cancelación del Mobile supone un grave perjuicio para hoteles, restaurantes o taxistas. Justamente, este último colectivo había decidido este año respetar el evento y no ir a la huelga.

El golpe también afecta a la misma Fira de Barcelona, que recibe 70 millones de euros por el alquiler del recinto ferial. De hecho, los ingresos del ente por el MWC representan un 30% de la facturación total de la entidad.

Fuentes de GSMA indican que la Fira cede los stands a un precio de 1.200 euros por metro cuadrado. Habrá que ver ahora cómo afronta la empresa organizadora la cancelación del salón sin el aval de una alerta sanitaria por el coronavirus que las autoridades sanitarias españolas y catalanas han descartado hasta hoy. Esto puede obligar a GSMA a indemnizar a las empresas que habían decidido participar y no cancelar su estancia en Barcelona. La cifra está por definir pero puede ser multimillonaria.

Visitantes de todo el mundo

De los 110.000 visitantes que se esperaban, la organización calculaba que entre 5.000 y 6.000 vendrían de la China, ya que las compañías Huawei y ZTE habían confirmado su asistencia, aunque también tenían previsto aumentar la presencia de la plantilla europea que acudiría al MWC como medida de precaución.

Una persona pasa junto a un cartal on información de seguridad para el Mobile World Congress (MWC20 ) en Barcelona. REUTERS/Nacho Doce

Con todo, desde Turismo de Barcelona se quita hierro a la situación generada y se considera que la suspensión "no es ningún drama" en el global del turismo de congresos. El subdirector del ente, Ignasi Delàs, asegura que "a pesar de todo, el 2020 será un buen año para el turismo de congresos". En declaraciones recogidas por 'Betevé', Delàs admite que el Mobile tiene un peso considerable, ya que supone el 15% del total de los ingresos de los certámenes que se celebran en Barcelona, pero añade que este año se mantendrá la tónica de 2017 y 2019, dos años que batieron récords en este ámbito.

La afectación sí será importante en el aspecto del alojamiento. La asociación de Apartamentos Turísticos, Apartur, cuantifica en 14 millones de euros el importe que dejará de ingresar sin la celebración del MWC en la capital catalana. En total, el 4% de la facturación anual, concentrada en cuatro o cinco días. Apartur ya había detectado cancelaciones de reservas por la incertidumbre que produce el coronavirus que ahora se multiplicarán.

Desde el mundo empresarial se ha intentado dar un infructuoso mensaje de calma y de apoyo a GSMA, recordando que se estaban tomando las medidas preventivas frente al coronavirus. Pimec, la patronal de la pequeña y mediana empresa de Catalunya, "lamenta la cancelación" que considera injustificada por el buen nivel de la sanidad catalana. En un comunicado, la patronal alerta sobre "las afectaciones que puede tener la suspensión en las pymes" por el impacto económico y sobre el empleo que genera el MWC.

Más allá del Mobile, el mensaje de Pimec se centra en pedir cordura y tranquilidad a las empresas. Dado que las pymes catalanas son las firmas del Estado que más relación comercial tienen con China, la entidad ha enviado un decálogo de recomendaciones para las compañías, donde muestran confianza en la gestión sanitaria que están llevando a cabo las administraciones catalanas, españolas y chinas.

El mundo sindical también tiene un discurso similar. En este caso, el secretario de políticas territoriales de CCOO Catalunya, Carlos del Barrio, asegura que "los trabajadores no pueden pagar ni cargarse la decisión empresarial de la suspensión del MWC de este año". CCOO también considera injustificada la medida y defensa y reivindica la calidad de la red catalana de salud pública.

Estos datos, que dan una idea sobre el impacto que tiene el MWC en la ciudad de Barcelona, son algunas de las principales afectaciones económicas derivadas de la decisión de la GSMA de suspender el Mobile. Unas consecuencias macroeconómicas que también tienen afectaciones en la economía de muchos pequeños negocios particulares. Y que ahora habrá que ver cómo se compensa y qué supone para el futuro del MWC.