Público
Público

Resultados El beneficio neto de Indra aumenta un 82% en 2017 tras la integración de Tecnocom

Los ingresos de la compañía tecnológica que preside Fernando Abril-Martorell crecen un 11%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell. E.P.

Indra alcanzó un beneficio neto de 127 millones de euros en 2017, lo que supone un incremento del 82% respecto a los 70 millones obtenidos en 2016. El beneficio neto por acción básico creció un 73% en el mismo período, informó la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En términos reportados, incluyendo Tecnocom (que adquirió por unos 300 millones el pasado mes de abril.), la contratación creció un 18%, los ingresos un 11% y el resultado operativo (Ebit) un 21%, incrementos que, sin incluir esta filial, serían del 10%, 2% y 23%, respectivamente.

La generación de caja de la compañía que preside Fernando Abril-Martorell ascendió a 186 millones de euros, gracias a la mejora operativa. El resultado bruto de explotación (Ebitda) se incrementó un 16% en 2017, hasta los 266 millones. La ratio deuda/Ebitda bajó a 2,2 veces y habría sido de 1,2 veces excluyendo adquisiciones.

Indra resalta que ha cumplido con las estimaciones de ingresos, margen de Ebit y free cash flow antes de circulante anunciadas para 2017, que no incluían la integración de Tecnocom.

La contratación creció un 18% en moneda local y en términos reportados, impulsada por la incorporación de Tecnocom y el propio crecimiento orgánico. Excluyendo Tecnocom, la contratación creció un 10% (en moneda local y términos reportados) acelerándose en el cuarto trimestre de 2017 hasta un 30% en moneda local (28% reportado) debido al crecimiento de la contratación orgánica tanto en el segmento de Tecnologías de la Información (TI) como de Transporte y Defensa (T&D).

Las ventas de Indra alcanzaron los 3.011 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 11% en moneda local y reportado, gracias a la aportación de Tecnocom y al crecimiento orgánico de Indra (del 2%).

Por segmentos, el de TI aumentó sus ingresos un 23% en moneda local y en términos reportados, con crecimientos en sus cuatro verticales, por la contribución de Tecnocom y la aportación del negocio de Elecciones. Por su parte T&D redujo sus ingresos en 2017 un 3% en moneda local y reportado.

Excluyendo el impacto derivado de la adquisición de Tecnocom -cuya actividad está concentrada únicamente en el segmento de TI-, las ventas en 2017 se habrían situado en 2.756 millones de euros, presentando un crecimiento del 2% en moneda local y en términos reportados. El segmento de TI, excluyendo Tecnocom, habría crecido un 6% en moneda local y reportado, destacando los crecimientos de Administraciones Públicas & Sanidad (por el negocio de Elecciones) y de Energía & Industria (por las mejores dinámicas en el sector de Oil & Gas).

Aportación de Tecnocom

Tecnocom, que comenzó a consolidar desde el 18 de abril de 2017, contribuyó con 255 millones de euros en ventas y -4,3 millones en el Ebit en este período. El margen Ebit se situó en el -1,7% e incluyó 12,2 millones de euros de costes de integración que le han sido repercutidos, sin los cuales dicho margen habría alcanzado el 3,1%.

Los ingresos estimados de Tecnocom en 2017 en términos comparables habrían descendido un 7,5%, mientras que el margen Ebit estimado en términos comparables (excluyendo los impactos derivados de la integración) se habría situado en el 2,9% frente al 4,4% de 2016. Según Indra, la consecución del objetivo de sinergias operativas (30,5 millones de euros) se está produciendo a ritmo más rápido del planeado y con un coste menor al inicialmente previsto.

Los gastos de personal crecieron un 11%, hasta los 1.486 millones de euros, como consecuencia del impacto de la consolidación de Tecnocom. Excluyendo este impacto, los citados gastos habrían caído un 3% en términos reportados, frente a una reducción del 6% de la plantilla media de Indra (excluyendo Tecnocom).

El Ebitda aumentó un 16%, hasta los 266 millones de euros. El margen de Ebitda se situó en el 8,8% en 2017 frente al 8,5% de 2016. Excluyendo el total de los costes de reestructuración (15,9 millones de euros), el margen de Ebitda habría alcanzado el 9,4% en 2017.

De su lado, el margen de Ebit alcanzó el 6,5% en 2017 (7,0% excluyendo el total de costes de reestructuración) frente al 6,0% alcanzado en 2016, ligeramente impactado por la incorporación de Tecnocom y sus costes de integración. Excluyendo Tecnocom, dicho margen se habría situado en el 7,2% en 2017.

A pesar del aumento de la deuda media en el periodo, el resultado financiero mejoró hasta alcanzar un nivel de -32 millones de euros en 2017 (frente a los -39 millones de 2016), como consecuencia del descenso en el coste medio de financiación (bajó 0,6 puntos porcentuales, hasta el 2,2% en 2017 frente al 2,8% en 2016), así como por el efecto positivo asociado a ciertas coberturas por tipo de cambio y otros resultados financieros.

Los resultados de entidades valoradas por el método de la participación se redujeron hasta un nivel de -0,5 millones de euros.

El cash flow libre generado en 2017 fue de 186 millones de euros (frente a 184 millones en 2016), con un comportamiento muy positivo en el cuarto trimestre de 2017, período en el que alcanzó 142 millones de euros (frente a los 140 millones registrados en el cuarto trimestre de 2016).

El cash flow operativo antes de la variación de capital circulante en 2017 aumentó un 16% y se situó en 264 millones de euros, frente a los 228 millones registrados en 2016, como consecuencia, principalmente, de la mejora operativa.

La inversión en Capex (neta de los cobros por subvenciones) alcanzó los 40 millones de euros en 2017 frente a los 28 millones registrados en 2016. Las inversiones inmateriales ascendieron a 26 millones de euros, frente a los 19 millones del ejercicio anterior debido, principalmente, a los mayores compromisos de inversión en el ámbito de Tráfico Aéreo.

La deuda neta se situó en 588 millones de euros en diciembre de 2017 (frente a los 523 millones registrados en diciembre de 2016) como consecuencia, fundamentalmente, de las adquisiciones de Tecnocom, Paradigma y GTA por un total de 248 millones de euros y la consolidación de su deuda (10 millones de euros).

Por ello, el nivel de apalancamiento asciende a 2,2 veces el Ebitda de los últimos doce meses. Excluyendo la integración de las compañías adquiridas, la deuda neta se habría reducido hasta los 309 millones de euros y el apalancamiento operativo hasta las 1,2 veces (frente al nivel de 2,3 veces de diciembre de 2016).