Público
Público

Bruselas investiga si Holanda permitió a IKEA pagar menos impuestos

La investigación se centra en dos pactos fiscales concedidos en 2006 y 2011 a la filial del grupo sueco que gestiona las tiendas en franquicia de la multinacional de venta de muebles

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Fotografía de agosto de 2014 que muestra a varios membros del sindicato holandés FNV mientras informan a los clientes de Ikea sobre las supuestas penosas condiciones de trabajo de sus empleados, en Haarlem, Holanda. EFE/ Remko De Waal

La Comisión Europea ha anunciado este lunes que ha abierto una investigación en profundidad para determinar si dos pactos fiscales que Holanda concedió a IKEA le permitieron pagar menos impuestos y, por tanto, le otorgaron una "ventaja competitiva" con respecto a otras empresas en contra de las normas europeas.

La investigación, el último episodio de la UE contra los pactos tributarios entre multinacionales y socios europeos, concierne en concreto dos pactos fiscales concedidos en 2006 y 2011 a la empresa Inter IKEA, uno de los dos grupos que operan el negocio de la multinacional sueca de venta de mobiliario.

Si la investigación concluye que Holanda dio ventajas ilegales a IKEA, la compañía tendría que devolver los impuestos que debería haber abonado en ese país desde 2006 si no hubiese gozado de las mismas.

Inter Ikea, con base en Holanda, opera el negocio de franquicias de la multuinacional sueca y recauda un 3% por ciento de todos sus centros en el mundo a través de su filial Inter Ikea Systems.

La Comisión ha explicado que el primer acuerdo fiscal, que cubría de 2006 a 2011, llevó de modo significativo a que gran parte de los beneficios de franquicia de Inter Ikea Systems se trasladaran a la unidad de Luxemburgo, a través de otra filial del grupo sueco, I.I.Holding (encargada entonces de gestionar los derechos de propiedad intelectual del concepto de franquicia)

Estos ingresos quedaban después sin gravar debido a que I.I.Holding, con sede en Luxemburgo, estaba exenta de pagar impuesto de sociedades por beneficiarse de un régimen fiscal especial en el Gran Ducado. Este régimen especial luxemburgués fue declarado ilegal en 2006 por lo que I.I.Holding debería haber empezado a pagar impuesto de sociedades desde 2011.

Entonces, Inter IKEA cambió su estructura y la filial IKEA Systems compró todos los derechos de propiedad intelectual de I.I. Holding, financiando la adquisición con un préstamo otorgado por la matriz del grupo, con sede en Liechtenstein.

El segundo pacto fiscal investigado, concedido en 2011, permitió que los intereses de este crédito fuesen abonados a la matriz de IKEA en Liechtenstein y que estos pagos fuesen deducidos de los beneficios de Inter IKEA Systems que debían ser gravados en Holanda.

"Todas las empresas, grandes o pequeñas, sean multinacionales o no, deben pagar su justa parte de impuestos. Los Estados miembros no pueden dejar que ciertas compañías paguen menos impuestos permitiendo que transfieran de manera artificial sus beneficios a otro lugar", ha declarado la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, al anunciar el expediente.

La cadena de comida rápida McDonald’s y la compañía de energía francesa Engie también están en el punto de mira de la UE por sus acuerdos fiscales en Luxemburgo.

Hasta ahora, la Comisión Europea ha ordenado a Apple que pague una cantidad récord de impuestos pasados de hasta 13.000 millones de euros a Irlanda, a Starbucks hasta 30 millones de euros a Holanda y a Amazon 250 millones de euros a Luxemburgo.

Además, a Bélgica se le ha pedido que recupere un total de 700 millones de euros de 35 compañías, entre ellas Anheuser-Busch InBev, BP y BASF por un marco fiscal ilegal.

El mes pasado, la Comisión inició una investigación sobre las exenciones fiscales británicas para las multinacionales establecidas por el Gobierno liderado entonces por los conservadores en 2013 para atraer a firmas a establecerse en Reino Unido.

(Habrá ampliación)