Público
Público

CaixaBank pone a la venta una cartera de activos tóxicos valorada en 700 millones

El banco ya formalizó a finales del año pasado la venta a Lone Star del 80% de su negocio inmobiliario valorado en unos 4.970 millones de euros.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El logo de Caixabank en una sucursal de la entidad financiera en Barcelona. REUTERS/Yves Herman

CaixaBank ha puesto a la venta una cartera de activos improductivos cuyo valor asciende a 700 millones de euros, con lo que prosigue la limpieza de balance acometida durante 2017 y 2018 por las entidades españolas mediante el cierre de grandes operaciones de este tipo, según fuentes conocedoras del proceso.

Esta operación, designada Proyecto Niseko, se divide en dos subcarteras: la primera, valorada en casi 400 millones de euros, agrupa ocho préstamos con garantía inmobiliaria, y la segunda, de unos 300 millones de euros, está conformada por cien créditos más pequeños, según la información adelantada este jueves por El Confidencial.

CaixaBank ya formalizó a finales del año pasado la venta a Lone Star del 80% de su negocio inmobiliario valorado en unos 4.970 millones de euros. Este acuerdo implicaba la desconsolidación de su negocio inmobiliario compuesto por Servihabitat y por los activos inmobiliarios existentes a octubre de 2017 y clasificados como disponibles para la venta.

Entre algunas de las operaciones más importantes de este tipo destaca la venta por parte de Banco Santander en agosto de 2017 del 51% de la cartera de inmuebles adjudicados, créditos dudosos procedentes del sector inmobiliario y otros activos relacionados con esta actividad de Banco Popular al fondo Blackstone.

En virtud de este acuerdo, la entidad creó una sociedad a la que Popular traspasó activos con un valor bruto contable agregado de 30.000 millones de euros y el 100% del capital de Aliseda, compañía que volvió a ser propiedad de Popular a finales de junio, tras su resolución y posterior venta a Santander.

También, en junio de 2018, BBVA vendió una cartera de crédito promotor de 1.000 millones de euros al fondo canadiense Canada Pension Plan Investment Board (CPPIB), con lo que su exposición al sector inmobiliario se redujo prácticamente a cero.

Del mismo modo, a lo largo del año pasado, y mediante varias operaciones, Banco Sabadell acordó la transmisión de la práctica totalidad de su exposición inmobiliaria, primero a una filial del fondo norteamericano Cerberus, a la que traspasó activos por un valor bruto contable conjunto aproximado de 9.100 millones de euros y, más tarde, a Deutsche Bank y a Carval Investors.

Esta última cartera estaba conformada por créditos con garantías inmobiliarias, dividida en tres subcarteras, la mayoría de créditos hipotecarios procedentes de CAM y valorados en unos 2.295 millones.