Público
Público

Los clientes de la filial británica del Sabadell sufren un nuevo fallo informático

El fallo se produce tres días después de un duro informe del bufete Slaughter & May contra el consejo de TSB, al que acusó de exceso de confianza en la preparación del plan de migración de sus sistemas a los de banco español en abril de 2018.

Indicadores de una sucursal de TSB en Londres. REUTERS

agencias

El banco británico TSB, controlado por el Banco Sabadell, se ha visto afectado por otro fallo informático en la madrugada del jueves al viernes que ha hecho que miles de clientes se despertaran el viernes sin que llegaran a sus cuentas salarios y pagos vitales.

Miles de clientes se quejaron en las redes sociales de que no tenían acceso a sus fondos, y algunos dijeron que por ello no habían podido pagar el alquiler, facturas y comidas escolares de sus hijos.

"@TSB es de chiste, me despierto esperando que mi salario esté en mi banco y no hay nada en la cuenta", dijo un cliente.

TSB se disculpó por los problemas en Twitter y dijo que se aseguraría de que los clientes no se quedaran sin fondos. Aconsejó a los clientes que se pusieran en contacto con ellos si necesitaban efectivo de manera urgente.

Estos problemas se producen justo 18 meses después de que TSB migrara a Sabis, la plataforma tecnológica de Banco Sabadell, y que provocó que miles de clientes vieran sus cuentas bloqueadas, sin poder acceder a las mismas, e incluso siendo objeto de una ola de ataques de fraude que intentaban hacerse con sus datos personales.

Precisamente hace tres días, TSB hizo público un duro informe independiente elaborado por el bufete de abogados Slaughter & May, que concluía que el consejo de TSB pecó de un exceso de confianza en la preparación del plan de migración tecnológica de sus sistemas a los de Banco Sabadell en abril de 2018.

Este caos se desencadenó por la necesidad urgente de interconectar la plataforma de TSB en la de su nuevo propietario tras ser comprado a Lloyds, al que Sabadell debía pagar por continuar usando su servicio.

Slaughter & May sostenía que la migración podría haberse hecho de manera diferente, incluyendo la necesidad de contar con una supervisión más sólida o de haberse cuestionado la exactitud de todas las pruebas, mientras que el consejo de TSB está seguro de que contó con todas las garantías orales y escritas para determinar que podía proceder con la integración.