Público
Público

Crisis financiera por la covid-19 La economía española se desploma un 5,2% en el primer trimestre, la mayor caída desde los años 70

Hasta ahora, la mayor caída trimestral era la del primer trimestre de 2009 (-2,6%), en el punto álgido de la anterior crisis financiera.

Trabajadores en el centro de Sevilla. EFE/Jose Manuel Vidal
Trabajadores en el centro de Sevilla. EFE/Jose Manuel Vidal

PÚBLICO | AGENCIAS

La economía española acusó el impacto de la crisis del coronavirus y retrocedió un 5,2% en el primer trimestre, su mayor desplome trimestral registrado en la serie histórica del Instituto Nacional de Estadística (INE), que arranca en 1970. Hasta ahora, la mayor caída trimestral del PIB era la del primer trimestre de 2009 (-2,6%), en el punto álgido de la anterior crisis financiera.

De acuerdo con los datos adelantados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), las causas están en la caída del consumo de los hogares (7,5%) y de la inversión empresarial (3,5%) y en vivienda (9,6%), así como en el hundimiento de las exportaciones y las importaciones (8,4% en ambos casos).

El impacto de la covid-19 sobre el empleo es mayor en las horas trabajadas, que descendieron un 5% respecto al trimestre anterior, que en los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, que cayeron un 1,9%.

En los tres trimestres precedentes (segundo, tercero y cuarto trimestre de 2029), la economía española estaba creciendo a tasas del 0,4%. El retroceso del 5,2% registrado en el primer trimestre supera las estimaciones que había realizado el Banco de España, que había previsto una caída del 4,7%, eso sí, con "muchas dosis de cautela", ya que este cálculo se basaba en suponer una proporción determinada de descenso de actividad en algunas ramas.

En tasa interanual, el PIB del primer trimestre se contrajo un 4,1%, frente al repunte del 1,8% del trimestre anterior. En este caso, no se ha superado el mayor retroceso contabilizado hasta ahora, el del segundo trimestre de 2009, cuando la economía española se contrajo un 4,4% interanual.

La contribución de la demanda nacional a la variación interanual del PIB es de -4,3 puntos, 5,6 puntos inferior a la del cuarto trimestre. Por su parte, la demanda externa presenta una aportación de 0,2 puntos, tres décimas inferior a la del trimestre pasado.

El IPC entra en negativo por primera vez desde agosto de 2016

Por otro lado, el Índice de Precios de Consumo (IPC) subió un 0,3% en abril en relación al mes anterior y recortó siete décimas su tasa interanual, hasta el -0,7%, lo que llevó a este indicador a entrar en tasas negativas por primera vez desde agosto de 2016 y a su menor tasa desde junio de ese mismo año, según el indicador adelantado publicado este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Con este desplome de siete décimas, el IPC interanual encadena tres meses de retrocesos. El organismo estadístico ha atribuido la disminución de la tasa interanual del IPC al abaratamiento de los carburantes y combustibles, frente a la subida de precios que registraron en abril de 2019.

El INE ha explicado que la declaración del estado de alarma ha provocado una situación inédita en la producción del IPC del mes de abril, ya que es la primera vez que una parte considerable de los bienes y servicios de consumo no están disponibles para su adquisición o sólo lo están a través de la web. A esto hay que añadir que la recogida de los precios se ha tenido que realizar íntegramente por métodos telemáticos.

Debido a la situación de confinamiento de los hogares por la covid-19, el INE ha elaborado dos agregaciones especiales en las que se recoge el efecto en los precios de los bienes y servicios que la mayoría de los hogares han seguido consumiendo en la situación actual.

Los precios de los productos incluidos en el grupo especial bienes covid-19, en el que se incluyen los productos de alimentación, bebidas, tabaco, limpieza para el hogar, comida para animales y cuidado personal, aumentan un 1,2% en abril respecto al mes anterior.

Dentro de este grupo, los productos de alimentación aumentaron en el mes de abril un 1,4% respecto a marzo, destacando el comportamiento de los alimentos frescos, que elevaron sus precios un 2,7%. Los alimentos envasados, por su parte, se incrementaron un 0,7% en tasa mensual.

Por su parte, los precios del grupo especial servicios covid-19, en el que figuran los servicios de alquiler de vivienda y garaje, la distribución de agua, alcantarillado, recogida de basuras, gastos comunitarios, electricidad, gas, gasóleo para calefacción, telefonía, música y televisión en streaming, seguros, comisiones bancarias y servicios funerarios, disminuyeron un 1,4% en abril respecto a marzo. El INE atribuye este descenso al abaratamiento del gasóleo para calefacción y la electricidad.

Más noticias de Economía