Público
Público
ECONOMÍA

Economistas franceses piden eliminar la norma del 3% de déficit de la Unión Europea

Antes de la epidemia, estas normas ya eran infringidas con frecuencia por los Estados miembros de la UE, entre otros por Francia, que durante una década hizo caso omiso. 

Bandera Unión Europea.
Bandera Unión Europea. Pixabay

Un grupo de tres economistas franceses de alto nivel pidió el martes que se revisen las normas fiscales de la Unión Europea para centrarse en la carga de la deuda de los países, y abandonar una norma largamente incumplida sobre los déficits públicos. 

La revisión de las normas, que se consideran en general como excesivamente complejas después de las revisiones anteriores, acababa de ponerse en marcha el año pasado cuando quedaron suspendidas al comienzo de la pandemia para permitir que los países movilizaran sus finanzas públicas para luchar contra el virus y apuntalar sus economías durante la crisis.

Incluso antes de la epidemia, estas normas, agrupadas bajo el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, ya eran infringidas con frecuencia por los Estados miembros de la UE, entre otros por Francia, que durante una década hizo caso omiso de la norma fundamental que obliga a los países a mantener sus déficits presupuestarios públicos por debajo del 3% del producto interior bruto.

Los economistas Philippe Martin, Jean Pisani-Ferry y Xavier Ragot afirman en un documento normativo que el máximo del 3%, junto con la norma que exige a los gobiernos que se esfuercen por mantener la deuda en el 60% del PIB, son obsoletos, y que el límite de déficit podría incluso estimular un rigor presupuestario peligrosamente innecesario después de la crisis.

En su lugar, el Pacto de Estabilidad y Crecimiento debería centrarse en el carácter sostenible de la carga de la deuda de cada país, exigiendo a los gobiernos que fijen un objetivo de deuda a cinco años, sujeto a la revisión de una autoridad fiscal nacional independiente y de la Unión Europea, dijeron los economistas.

Para mantener las finanzas públicas alineadas con este objetivo, los países también tendrían que fijar un límite de gasto vinculado a su tasa de crecimiento económico potencial, propusieron.

Philippe Martin dirige el Consejo de Análisis Económico, un organismo independiente que depende directamente de la oficina del Primer Ministro. Jean Pisani-Ferry es un investigador experimentado que ayudó al Presidente Emmanuel Macron a establecer su programa económico y Xavier Ragot dirige el centro de estudios económicos OFCE en París.

Sus propuestas pueden encontrarse con el rechazo de países como Alemania y los Países Bajos, que llevan mucho tiempo defendiendo la necesidad de normas estrictas para evitar un despilfarro que pueda amenazar la estabilidad económica europea en general. 

Más noticias de Economía