Público
Público

España se sitúa como el undécimo país del mundo con mayor volumen de deuda pública

Un estudio sobre deuda pública elaborado por EAE Business School concluye que los intereses de la deuda aumentaron respecto del año anterior. España pagó el año pasado más de 90 millones diarios por los intereses de la deuda pública.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España se sitúa como el undécimo país del mundo con mayor deuda pública | EFE

España se sitúa como el undécimo país del mundo con mayor volumen de deuda pública y el pago de los intereses de la deuda pública alcanzó los 32.935 millones de euros en 2017, lo que representa el 2,6% del PIB y un desembolso de unos 90,2 millones de euros al día, frente al desequilibrio no financiero de 4.143 millones de euros, el 0,5% del PIB.

Así se desprende del estudio sobre deuda pública elaborado por EAE Business School, que concluye que, mientras que el déficit primario ha ido mejorando significativamente desde el año 2012, no ha ocurrido lo mismo con los intereses de la deuda que, incluso en el contexto de bajos tipos del periodo en cuestión, aumentaron respecto del año anterior.

En concreto, España pagó el año pasado más de 90 millones diarios por los intereses de la deuda pública y una cifra ligeramente inferior según las previsiones del año 2018. En este sentido, el incremento interanual del volumen de deuda en 2017 fue de 37.078 millones de euros, de los que un 88,8% corresponde al pago de los intereses de dicha deuda, mientras que el déficit primario sólo representa el 11,2%.

España pagó en 2017 más de 90 millones diarios por los intereses de la deuda pública

El estudio apunta que, a menos que se reduzca el stock de deuda existente, será difícil no necesitar financiación adicional incluso en situaciones de superávit primario, y avisa de que, en el cercano contexto de subidas de tipos de interés, el coste financiero de la deuda pública va a crecer incluso manteniendo el mismo volumen de pasivos financieros.

La observación de la evolución histórica de la deuda pública de España muestra un crecimiento "exponencial" durante el periodo 2008-2017, al pasar de un volumen acumulado de 440.621 millones en 2008 (39,5% del PIB) a un importe de 1,14 billones de euros en 2017 (98,1% del PIB).

Además, el estudio señala que se mantiene una tendencia alcista durante el año 2018, que acumula al cierre del primer semestre un total de 1,16 billones de euros, lo que implica que la deuda pública per cápita fue de 24.594 euros en 2017 y en los primeros seis meses de 2018 ha aumentado en 400 euros.

El undécimo país con mayor deuda del mundo

A nivel mundial, los países que tienen mayor peso en cuanto a la deuda son Estados Unidos (31,8%), Japón (18,8%), China (7,9%), Italia (3,9%), Francia (3,8%), Alemania (3,8%) y Reino Unido (3,7%). España se encuentra en la posición once, con un valor del 2% de cuota sobre el total de la deuda mundial.

Los países con mayor peso en cuanto a la deuda son EEUU, Japón, China , Italia, Francia, Alemania y Reino Unido

Dentro de los países fuera de la UE que en 2017 presentaron de menores niveles de endeudamiento destacan Rusia, Emiratos Árabes y Chile con tasas del 17,4%, 19,5% y 23,6% sobre su PIB, respectivamente, pero con incrementos acumulados respecto del año 2008 del 134,8%, 55,4% y 379,5%, siguiendo el mismo orden.

En la Unión Europea, Grecia es el país más endeudado alcanzando el 178,6% de su PIB en el año 2017, junto a Portugal (125,7%) e Italia (131,8%). En el otro extremo, entre los países con menor ratio de endeudamiento en 2017 se encuentran Estonia (9,0%), Luxemburgo (23,0%) y Bulgaria (25,4%).

Un 18% de deuda adicional "oculta"

Por otro lado, el informe alerta de que debido al uso de la metodología del Protocolo de Déficit Excesivo (PDE), no se mide el total de pasivos en circulación sino la deuda consolidada de las administraciones públicas sin incluir determinados conceptos, por lo que existe un 18% de deuda adicional que se encuentra "oculta" y que igualmente habrá que pagar en algún momento.

De esta forma, la deuda pública de España, considerando el total de pasivos en circulación, no representa el 98,1% del PIB en el año 2017, sino que realmente es el 137,5% del PIB, algo muy alejado de lo que se considera oficialmente.