Público
Público
estafa nigeriana

La estafa nigeriana que utiliza a personas desempleadas para timar a otras

Los estafadores publican una supuesta oferta de empleo en grupos de Facebook o en páginas de empleo en el que especifican que buscan "anunciantes en línea" y "cajeros online", ofreciendo directamente el salario por semana o por mes. Después les hacen estafar a otras personas sin que ellos lo sepan.

foto
Un hombre trabaja en su ordenador. Pixabay.

"¡Oportunidad! ¡Oportunidad! ¡Oportunidad! ¡Oportunidad! Necesitamos personas que quieran ganar un dinero adicional. El trabajo es válido para mujeres caseras, estudiantes, hombres y mujeres, pero los individuos deben ser mayores de edad. Necesitamos personas serias y competentes para este trabajo. Tenemos vacantes para anunciante en línea y cajero online. Por favor, si está interesado envíeme un mensaje directamente en mi bandeja de entrada aquí en Facebook".

"Oportunidad de trabajo. Se necesita anunciante en línea. Tienes que trabajar durante cuatro horas al día. El salario es 650 euros mensuales. Contáctenos para más información".

Ejemplo de un anuncio en el que se busca un cajero en línea.

Este tipo de ofertas de trabajo que se pueden encontrar en la red desde hace años no corresponden a ofertas de trabajo reales. Se trata de una de las estafas conocidas como  "estafa nigeriana".

La estafa nigeriana o timo 419 recibe este nombre porque es la estafa más utilizada en el país en cuestión, Nigeria. La primera fórmula para estafar fue la conocida como la estafa del príncipe nigeriano, un rico heredero al trono que escribía mensajes a personas aleatorias pidiendo ayuda para poder mover su dinero, a cambio de una parte de su fortuna. Esta estafa consiste en ilusionar a la víctima con una gran cantidad de dinero inexistente y persuadirla para que pague una cuantía por adelantado, como condición para acceder a la supuesta fortuna.

Aunque esta es la más conocida, la estafa nigeriana ha sufrido variaciones. Una de ellas consiste en aprovecharse de la necesidad de personas en situación de desempleo, ofrecerles un supuesto trabajo y hacerlas estafar a otras personas o blanquear dinero sin que ellas lo sepan.

¿Cómo es el modus operandi de la estafa a los trabajadores?

La forma de captar a las personas desempleadas para que luego estafen a otras sin tener conocimiento de ello es casi siempre la misma. Los estafadores publican una supuesta oferta de empleo en grupos de Facebook o en páginas de empleo en el que especifican que buscan "anunciantes en línea" y "cajeros online", ofreciendo directamente el salario por semana o por mes.

Dos ejemplos de la misma persona buscando anunciantes en línea en grupos de Facebook.
Otro ejemplo en el que se busca un anunciante en línea en un grupo de Facebook..

Cuando los interesados contactan, los estafadores les piden una fotografía de su DNI —que después utilizarán para incriminarles— con la excusa de hacerles contrato y su número de cuenta, que luego utilizarán para el blanqueo de dinero.

Cada pieza del puzzle tiene una misión para que la estafa se lleve a término. A los incautos que se decantan por la oferta de "anunciantes en línea" (vendedores a través de internet) les explican que deben subir una serie de productos electrónicos (móviles caros y portátiles) a diferentes páginas web y deben gestionar las ventas. Además, les dan un número de cuenta –del cajero online– y una fotografía de un DNI y les hacen creer que corresponde al del gestor o director de la empresa.

Cuando al timado le contacta un interesado en algún dispositivo electrónico los anunciantes en línea deben explicar al comprador que tiene que ingresar el dinero en un número de cuenta para poder recibir el dispositivo y, para ganarse su confianza, le envía la fotografía de un DNI que corresponde a otro trabajador estafado.

Una vez realizada esta operación llega el turno de los "cajeros online". El que ha conseguido vender un producto como anunciante en línea debe avisar al cajero online de que le llegará el dinero y este tiene enviar esa ganancia a sus supuestos jefes (los estafadores) a través de Money Gram, Western Union o Ría Transfer, haciendo muy complicada su localización.

En muchas ocasiones, días después de que el comprador verdadero envíe el dinero y siga sin tener noticias del dispositivo que ha comprado, contacta con el vendedor (el que ha sido primeramente timado). Si no obtiene respuesta y, si decide denunciar, lo hace al titular de la cuenta bancaria y a la persona que aparece en el DNI que le habían enviado –ambos personas que a su vez ya habían sido estafadas–. Pero realmente no se puede actuar contra el timador original.

Más de tres años de cárcel y multas por blanqueo de capitales

Julia (nombre ficticio para preservar su intimidad) fue víctima de esta estafa. Estuvo un mes haciendo de cajera online y blanqueando dinero sin saberlo. Hace seis meses le llegó una denuncia y ahora está esperando un abogado de oficio.

"En mi caso conseguí el supuesto trabajo por Facebook. En uno de los grupos de empleo de los muchos que hay, encontré un anuncio en el que se especificaba que buscaban cajeros online y contacté con la persona del anuncio", cuenta. Ahora se encuentra en juicio acusada de blanqueo de dinero.

Julia recibía en su cuenta bancaria el dinero que los clientes depositaban para el pago de los dispositivos electrónicos que los anunciantes en línea habían conseguido vender.

"Me explicaron que me pagarían 900 euros por quincena y mi trabajo consistiría en hacer ingresos a través de mi cuenta bancaria a la cuenta de la empresa. Accedí porque me pareció que era un trabajo como cajera y, en ningún momento, sospeché de ellos", explica.

"Tuve que hacer tres ingresos, dos de 300 euros y otro de 800 euros. Empecé a sospechar al ver que un mes después de estar trabajando no me pagaban. Poco después recibí una denuncia del juzgado. Me piden más de tres años de cárcel, devolver todo el dinero y una multa de más de 2.000 euros por blanqueo de capitales", explica.

"Yo les mandé una fotografía de mi DNI y mi número de cuenta. A saber dónde está mi documento de identidad ahora, eso es algo que también me preocupa", asegura a Público.

Las frases más utilizadas por los estafadores

Alejandro (nombre ficticio para salvaguardar su intimidad) es otra de las víctimas que se dedica ahora a buscar a estos estafadores. Asegura a Público que "es fácil identificar las estafas si sabes cómo porque los estafadores utilizan siempre una serie de frases que se repiten en todos los anuncios".

"Suelen utilizar traductores automáticos y hay bastantes incoherencias gramaticales tanto en los anuncios como en las conversaciones de whatsapp o email cuando contactas con ellos. Suelen utilizar frases como "gran oportunidad", "cajero en online", "trabajo en línea" o "somos legítimos y confiables". Además, pagan bien para las horas de trabajo. Eso debe hacernos sospechar", explica.

"Lo que suele ocurrir en estas situaciones es que, al mes de estar trabajando y no recibir salario, los trabajadores reclaman a la supuesta empresa y los estafadores les dicen que tardarán unos días en cobrar, intentando estirar lo máximo la situación", cuenta.

"Como suelen utilizar siempre las mismas frases, yo me dedicaba a buscarlas en los diferentes portales de empleo y avisar a aquellos que colgaban los anuncios de que estaban siendo estafados. Muchos de ellos no me creían, estaban desesperados por trabajar y seguían publicando anuncios", añade.

"Para comprobar la trama yo me he hecho pasar por anunciante en línea y he ido avisando a los cajeros de que todo era una estafa, así como a los interesados en los dispositivos móviles", explica.

Uno de los correos que reciben los anunciantes en línea con el texto y la imagen que deben subir a diversas páginas de compraventa de productos.

"Cuando me hacía pasar por un anunciante en línea pude comprobar que los estafadores suplantaban la identidad de las personas que trabajaban para ellos.  Cuando las personas enviaban su DNI para el supuesto contrato, los estafadores las buscaban en Facebook y dos o tres meses después se creaban una cuenta falsa con sus fotos desde la que subían anuncios a los diferentes grupos de búsqueda de empleo", finaliza.

La Policía Nacional confirma que se producen este tipo de delitos, pero no ha podio dar más detalles a Público ni ha ofrecido recomendaciones para evitarlos, a pesar de la insistencia de este medio en conseguir su versión.

Más noticias de Economía