Público
Público

Un estudio revela que el control del mercado de las petroleras encarece 2,8 céntimos por litro el precio de la gasolina

El trabajo de cuatro profesores de Economía de la Universidad de Sevilla llamado 'Los factores de los precios del combustible: firmas dominantes, monopolios locales y demanda cautiva' desvela que "no hay una lógica económica que justifique por qué las compañías más grandes, las que teóricamente afrontan los costes marginales más bajos, deben ser las que cobren el precio más alto"

Surtidores de una gasolinera de Repsol. REUTERS
Surtidor de gasolina en una estación de servicio. (EFE).

raúl bocanegra

El precio de la gasolina en Sevilla está mediatizado por el poder de dos compañías, Repsol y Cepsa, que tienen el 75% de las estaciones de servicio –hay 340– de la provincia, y cuyo "control del mercado" encarece el precio de la gasolina hasta en "2,8 céntimos por litro" –0,028 euros–, según revela un estudio elaborado por los profesores de Economía de la Universidad de Sevilla Luis Ángel Hierro, Pedro Atienza, María Varo y Antonio José Garzón, llamado Los factores de los precios del combustible: firmas dominantes, monopolios locales y demanda cautiva. El trabajo acaba de ser publicado en la revista internacional Regional Studies, Regional Science y se puede consultar aquí en su integridad.

Aunque los datos utilizados son de hace varios años, el profesor Hierro manifestó en conversación con Público que las conclusiones son "atemporales" porque la secuencia utilizada para su análisis pertenece a unos meses, entre abril y junio de 2015, en los que no sucedió nada anormal que justificara las alteraciones en los precios.

El estudio, después de analizar en detalle la evolución durante 94 días en el precio de todas las gasolineras de la provincia de Sevilla, concluye que "no hay una lógica económica que justifique por qué las compañías más grandes, las que teóricamente afrontan los costes marginales más bajos, deben ser las que cobren el precio más alto". "La explicación más probable es su control del mercado, por lo que parece apropiado que [estas empresas] reciban el escrutinio de las autoridades de la competencia", afirman los profesores.

Añaden los investigadores en su estudio: "El rango en el precio del combustible, la diferencia entre el máximo y el mínimo, fue considerable en los 94 días analizados. Para la gasolina, la diferencia en porcentaje fue del 48,8% entre el mínimo y el máximo, mientras que para el diesel fue del 47,3%. La oscilación del precio del petróleo Brent entre su mínimo y su máximo fue del 23,545. Esto implica que la muestra temporal corresponde a un periodo que, debido a la oscilación de precios, nos permite inferir comportamientos relevantes en la variación de los precios".

Los investigadores revelan en su estudio que si se toma en consideración "la variable Repsol-Cepsa [el 75% del mercado], los resultados muestran que cargan un precio de 2,8 (en el diesel A) y de 2,7 (en la gasolina de 95 octanos) céntimos más alto que la media de todas las estaciones de servicio". Luego, el estudio remata que es Repsol la que cobra más caro, de media, 2 céntimos más que Cepsa. "Debe recordarse que Repsol es la empresa que heredó el antiguo monopolio público de los hidrocarburos", afirman Hierro, Atienza, Varo y Garzón y que lidera el mercado.

200 millones de euros

El trabajo destaca también que la localización de las estaciones de servicio influye en la configuración del precio. Así, "los precios más altos" se localizan en las gasolineras del centro de Sevilla, mientras que las estaciones de servicio ubicadas en autopistas cobraban tanto el diésel como la gasolina 0,9 céntimos más cara. "El fenómeno de la demanda cautiva ocurre en el centro de la ciudad, debido a los problemas de suministro y a la escasez de suministros en relación a la demanda", aseguran los profesores. "La posibilidad de competencia –agregan al respecto– está limitada debido a restricciones físicas y legales que recaen sobre la instalación de estaciones de servicio y los altos costes de inversión".

En resumen, escriben los autores del estudio: "De hecho, de todos los factores que determinan los precios más altos, aquellos 'atacables' [assailable, en el original] son los que derivan del poder sobre el mercado que ejercen Repsol y Cepsa".

En conversación con Público, el profesor Hierro estimó –este dato no está en el estudio–– que los beneficios extra que podrían obtener por ese incremento del precio en 0,028 céntimos por litro rondarían los 200 millones de euros al año, nada más que para la empresa Repsol.

Más noticias de Economía