Público
Público

Fundación Banco Santander apoya tres nuevos proyectos para la protección de los mares y océanos

El programa 'Santander for the seas' ayudará a la conservación de la orca atlántica, la restauración del litoral de la bahía de Santander y la protección del hábitat de corales.

Orcas
Orcas.

CP

La recuperación y conservación de ecosistemas marinos y especies amenazadas o singulares de los mares y océanos es una tarea prioritaria en la actualidad. A pesar de su disminución en las últimas décadas debido a varios factores, incluido el cambio climático, estudios científicos sugieren que aún podría lograrse una recuperación sustancial de la abundancia y funciones de la vida marina para 2050 si se mitigan las diferentes presiones al medio. Incluso, es una meta alineada con uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Para contribuir a este objetivo, Fundación Banco Santander lanzó en 2021 el programa Santander for the Seas, que apoya cada año tres proyectos con 450.000 euros. Una de las iniciativas seleccionadas en la última convocatoria es “Bahía de Santander 2030”, de la Fundación Naturaleza y Hombre (Cantabria), que impulsa la conservación de la biodiversidad y la recuperación de sus humedales. "El proyecto de conservación incluye dos iniciativas. Por un lado, la protección de las poblaciones del caballito de mar, que son un bioindicador de la calidad del agua, ya que viven en zonas costeras poco profundas, muy sensibles al deterioro de su hábitat natural. Por otro lado, la limpieza de los fondos marinos en las islas de Mouro y Santa Marina, donde se acumulan plásticos que degradan y alteran el ecosistema", comenta Ana Botín, presidenta de Banco Santander, en sus redes sociales.

Los trabajos en la zona ya han comenzado, con una limpieza de especies de plantas invasoras que afectan al funcionamiento del ecosistema. Voluntarios de escuelas de buceo de la zona recolectarán y reciclarán los residuos plásticos que también son una amenaza. "Conservar este ecosistema tiene un efecto amortiguador sobre el clima, absorbiendo grandes cantidades de CO2 y mitigando las consecuencias de los eventos climáticos extremos que son cada vez más habituales", explica Botín.

La Fundación apoyará tres iniciativas durante 2 años con 150.000 euros.

Otra de las iniciativas escogidas es "Hábitats coralígenos del Mediterráneo Occidental: prospección, mitigación y sensibilización para su conservación", presentada por la Asociación Vellmarí de Islas Baleares. Este proyecto se centra en la protección de las poblaciones de gorgonias rojas en las reservas naturales de Ibiza. Se trata de un programa integral de mitigación y sensibilización que permita actualizar las medidas de gestión y reducir los impactos por causas antropogénicas, ayudando a la conservación de estas especies y hábitats amenazados.

El tercer proyecto de este año es "Friendship-Orcas", desarrollado por la Coordinadora para o Estudo dos Mamíferos Mariños - CEMMA (Galicia y Andalucía), que permitirá proteger la población de orcas (Orcinus orca). Esta especie tiene una tasa de reproducción muy baja y sufre grandes amenazas. Las interacciones con la pesca de atún rojo y los veleros las hacen muy vulnerables. El objetivo es sensibilizar y poner en conocimiento su existencia y su situación actual.

La Fundación apoyará estas tres iniciativas durante 2 años con 150.000 euros. Todas ellas han sido elegidas por tener un fuerte impacto ambiental, ser replicables y sostenibles en el tiempo, eficientes económicamente y porque integran aspectos sociales y educativos. Santander for the Seas forma parte de una nueva línea de innovación ambiental puesta en marcha por Fundación Banco Santander. Esta institución trabaja desde hace más de 15 años en el programa de Recuperación de Patrimonio Natural para la protección de especies emblemáticas amenazadas, como el oso pardo, las praderas marinas o el quebrantahuesos, entre otras.

Compromiso con el cuidado del medioambiente

Banco Santander, que mantiene una firme apuesta por la lucha contra el cambio climático, desarrolla una amplia labor para la conservación de los ecosistemas y la biodiversidad. A comienzos de junio, la entidad ha donado al Ayuntamiento de Alcudia (Mallorca) cerca de 500.000 m2 de humedales, para que desarrolle un proyecto de recuperación del humedal del Estany des Ponts que ha impulsado WWF España. Esta iniciativa también contará con la participación de otras entidades e instituciones como el Govern o la Universitat des Illes Balears (UIB), y cobra gran importancia porque esta zona ha sido degradada durante muchos años con continuos vertidos de residuos y usos no controlados.

El proyecto "RestaurAlcudia" tiene como meta mitigar el riesgo de inundación y adaptación al cambio climático y su restauración ambiental. Se llevarán a cabo 10 acciones. Entre ellas, la creación de nuevas zonas inundables, revegetaciones y renaturalizaciones, retirada de vegetación exótica e invasora y de residuos, eliminación de barreras, ampliación de canales de drenaje o acciones para favorecer la fauna y la flora autóctona asociada a estos ecosistemas húmedos. El plan también pondrá en valor estos espacios naturales, contribuyendo a la dinamización socioeconómica de la zona por su repercusión positiva en el ocio, el turismo y el comercio.

Otro de los programas más destacados es Santander Natura, que ha reiniciado sus actividades tras el paréntesis de la pandemia, para contribuir y concienciar sobre la importancia de cuidar el planeta frente al cambio climático. Desde su puesta en marcha en 2019, más de 800 empleados voluntarios, junto a sus familias, han participado en decenas de acciones para la reforestación de bosques, la limpieza de playas y riberas de ríos o la colocación de cajas nido para distintas especies de aves según el clima.

Recientemente, más de 60 voluntarios acudieron a la playa de Can Pere Antoni de Palma de Mallorca para participar en una jornada de limpieza y recogida de plásticos. También en Galicia, empleados de la entidad se unieron a la asociación AMICOS, que trabaja con personas con discapacidad, para realizar labores de limpieza en las playas de Bastiagueiro y Compostela en Villagarcía (Pontevedra). El próximo 25 de junio el programa aterrizará en Burgos, con una jornada de limpieza en la ribera del río Arlanzón.

Santander también desarrolla esta labor distintos países donde está presente, en colaboración con otras instituciones y ONG. En Brasil, apoya planes para la protección de la Amazonia; en Chile, participa en proyectos de restauración de áreas degradadas e implementa corredores biológicos para la fauna nativa; y en Polonia, la entidad está contribuyendo a la conservación de uno de los ecosistemas protegidos del país en la Baja Silesia. Además, el banco se convirtió el pasado año en miembro fundador del proyecto Net Zero with Nature en Reino Unido organizado por Parques Nacionales para atraer financiación que apoye la restauración y conservación de pantanos y bosques, entre otros proyectos.

Más noticias de Economía