Público
Público

Grecia acepta negociar una reforma de las pensiones para cerrar un acuerdo con la troika

El Gobierno griego presentó el lunes una propuesta que según Tsipras supone "un plan realista para que Grecia salga de la crisis". La UE ve "progresos serios" en las conversaciones.

Alexis Tsipras, escoltado por algunos miembros de su Gobierno, camino de una reunión en Atenas. / Alkis Konstantinidis (Reuters).

PÚBLICO / AGENCIAS

Queda menos de un mes para que expire la prórroga de cuatro meses al segundo rescate de Grecia, y se nota que las dos partes —la troika y la propia Grecia— buscan un acuerdo, aunque sea de mínimos, antes del 30 de junio, fecha en la que habrá que determinar qué hacer: si extender la ayuda tal como está diseñada ahora, optar por un nuevo programa de rescate o simplemente dejar que Grecia salga del euro.

De no llegar a un acuerdo este mes podría desencadenar un impago griego y dar lugar a la imposición de controles de capital y una salida potencial de la zona euro

Lo que parece claro es que esta semana puede ser la definitiva de cara a cerrar un acuerdo entre Grecia y sus acreedores. Hay prisa por cerrarlo, ya que Grecia deberá devolver este mes de junio 1.600 millones de euros al FMI y a día de hoy sólo está en disposición de afrontar un primer pago de 300 millones el viernes. Tampoco hay fondos suficientes para afrontar el gasto corriente del Estado, que suma mensualmente unos 2.800 millones de euros, entre salarios, pensiones y seguridad social.

Ante este escenario de urgencia las negociaciones se han acelerado en los últimos días. Grecia ha decidido dar un primer paso y ayer, lunes, presentó su propia propuesta que incluye, según todas las informaciones, una reforma de las pensiones.

Dicha propuesta fue analizada ayer lunes por la noche en Berlín en un encuentro en la cumbre entre la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés François Hollande con los jefes de la troika (la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, y los presidentes del BCE, Mario Draghi, y de la CE, Jean-Claude Juncker).

El objetivo del encuentro en Berlín era dar un impulso político al acuerdo. Y el acuerdo parece estar cercano a tenor de lo comentado esta mañana por el propio Alexis Tsipras y por el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici. 

Tsipras dijo este mismo martes por la mañana que el plan presentado por su Gobierno a la troika es "un plan realista para que Grecia salga de la crisis, y cuya aceptación por parte de nuestros socios europeos marcará el fin de las divisiones en Europa". En ese plan estaría incluida la posibilidad de empezar a negociar la reforma de las pensiones, algo que hasta ahora era una línea roja para el Gobierno griego. 

Con la aceptación de negociar una reforma de las pensiones, el acercamiento de Grecia a sus acreedores es evidente, pero aún faltan cosas por concretar y malentendidos que evitar. Informaciones aparecidas en la prensa internacional y local indicaban que en la reunión a cinco bandas celebrada ayer en Berlín se elaboró un borrador de acuerdo que se habría presentado a Atenas. Algunos medios, como el semanario alemán Der Spiegel o el diario Die Welt incluso hablaron de un ultimátum.

"Tómala o déjala"

Algunos medios han caracterizado este supuesto borrador de la reunión de Berlín como última propuesta con carácter de "tómala o déjala", extremo que no ha sido confirmado pero que encajaría con declaraciones formuladas este martes por el viceprimer ministro, Yannis Dragasakis, en un congreso del grupo parlamentario de la izquierda europea que se celebra en Atenas. "El Gobierno no acepta ultimátums ni sucumbirá al chantaje", dijo Dragasakis. Sin embargo, poco después el Gobierno griego aseguraba que "no ha recibido ningún borrador de acuerdo".

El comisario europeo de Asuntos Económicas, Pierre Moscovici, por su parte, ha resumido la postura de la UE: afirmó este martes que el acuerdo de Grecia con sus acreedores sobre un plan completo de reformas está "al alcance de la mano", aunque ha avisado de que todavía queda "camino por hacer y hay poco tiempo".

El comisario europeo enumeró los avances en las negociaciones entre Grecia y la troika y aseguró que existen "progresos serios" para alcanzar un acuerdo: además de una eventual reforma de las pensiones, el IVA, la creación de una agencia tributaria independiente, la reforma de la administración o el tratamiento de los créditos morosos parecen allanar el camino. 

De no llegar a un acuerdo este mes podría desencadenar un impago griego y dar lugar a la imposición de controles de capital y una salida potencial de la zona euro, asestando un golpe a la moneda única supuestamente irreversible de Europa. 

La solución a este rompecabezas, el próximo 30 de junio.