Público
Público

Grecia asegura que ya habla con el FMI sobre un canje de su deuda

Varoufakis se muestra optimista tras reunirse con el presidente del BCE y defiende que su país podrá concluir las discusiones con sus acreedores internacionales en poco tiempo

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

El flamante ministro griego de Finanzas, Yanis Varoufakis, realiza unas declaraciones a los periodistas tras su reunión en la sede del Banco Central Euopeo (BCE), en Fráncfort. REUTERS/Kai Pfaffenbach

Grecia ya ha iniciado conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre un plan para canjear su deuda por bonos vinculados al crecimiento, según ha declarado el ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, en una entrevista al diario italiano La Repubblica.

Varoufakis también dijo que era optimista respecto a que se resolvería el problema de la deuda griega, ya que había recibido un buen feedback el lunes durante sus reuniones con financieros en Londres. 

El ministro heleno se encuentra este miércoles en Fráncfort donde ha mantenido un encuentro con el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi. Después se trasladará a Berlín, donde espera reunirse el jueves con su homólogo germano, Wolfgang Schaeuble.

El esperado encuentro entre Varoufakis y Draghi ha coincidido con una reunión del Consejo de Gobierno del BCE sobre cuestiones al margen de la política monetaria. De este modo, el ministro griego pone fin a una minigira europea iniciada el pasado domingo en París, donde conversó con su homólogo Michel Sapin, y que continuó con una reunión este lunes en Londres con el ministro británico de Finanzas, George Osborne, a la que ha seguido un encuentro en Roma con su par italiano, Pier Carlo Padoan.

Desde Fráncfort, Varoufakis se ha mostrado optimista y ha defendido que Grecia podrá concluir las discusiones con sus acreedores internacionales en un breve plazo de tiempo y que, incluso, podrá contar con el apoyo del BCE. "El BCE es el banco central de Grecia ... hará lo que sea para apoyar a los estados miembros de la zona euro", declaró a la agencia Reuters tras reunirse con Draghi.

Según informaba este martes el diario Financial Times, el Gobierno griego ha propuesto a sus acreedores canjear su actual deuda externa por nuevos bonos vinculados con el crecimiento, descartando así una 'quita' de la deuda a la que se oponen sus socios europeos.

Varoufakis habría explicado este plan al diario británico tras una semana en la que las primeras medidas del Gobierno griego provocaron la confrontación con sus socios de la eurozona y reavivaron los temores sobre la permanencia del país en la unión monetaria.

El ministro griego subrayó que el Ejecutivo heleno ya no pide una quita de la deuda externa de 315.000 millones de euros que tiene el país, sino que reclamará una serie de canjes de deuda para aliviar su carga, lo que incluirá dos nuevos tipos de bonos.

El primero de ellos estaría vinculado al crecimiento económico nominal y sustituiría a los préstamos concedidos por sus socios europeos, mientras que el segundo, al que se refirió como "bonos perpetuos", sustituiría a la deuda griega en manos del BCE.

El ministro defendió que esta propuesta de canje de deuda sería una forma de "ingeniería de deuda inteligente" que evitaría la necesidad de utilizar el término 'quita', que es políticamente inaceptable para Alemania y otros países porque da la sensación que implicará pérdidas para sus contribuyentes.

"Lo que voy a decir a nuestros socios es que estamos creando una combinación de superávit primario y una agenda de reformas. Diré, ayudadnos a reformar nuestro país y dadnos algo de espacio fiscal para hacerlo, si no vamos a seguir asfixiados y nos convertiremos en una Grecia deformada en vez de reformada", subrayó.

Por otro lado, Varoufakis recalcó que el Gobierno mantendría un superávit primario de entre el 1% y el 1,5% del PIB, aunque suponga que Syriza, el partido ganador de las elecciones, no cumpla todas sus promesas electorales de gasto público. Asimismo, incidió en que el Ejecutivo se centrará en aquellos ciudadanos griegos más ricos que no han pagado los impuestos que deberían durante los seis años de crisis económica y aseguró que no cesarán en este empeño hasta que no hayan tenido éxito, aunque admitió que será una tarea "complicada".