Público
Público

Los inversores huyen de la gran banca, mientras sus beneficios caen en picado

Los seis principales bancos que cotizan en el Ibex 35 han perdido casi la mitad de su valor bursátil desde finales de 2017 y han reducido sus beneficios un 21,7% sólo en el primer semestre de este año.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

Logos de los seis grandes bancos del Ibex 35: Banco Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Banco Sabadell, y Bankinter. REUTERS/EFE

Los seis grandes bancos españoles van camino de cerrar su peor ejercicio, al menos desde el comienzo de la recuperación. El primer semestre fue desastroso, y mucho tienen que cambiar las cosas de ahora en adelante para que 2019 no sea en su conjunto un año horrible.

No sólo caen sus resultados por la mala marcha del negocio, en un contexto de tipos de interés bajos y de desaceleración económica, sino también su valor en Bolsa, lo que refleja la reticencia de los inversores a jugarse su dinero en ellos.

Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Sabadell y Bankinter obtuvieron hasta el 30 de junio un resultado total de 3.429 millones de euros, cifra respetable pero que está un 21,7% por debajo de la registrada en la primera mitad de 2018. Sólo Caixabank (+7,9%) y Sabadell (+66,5%) consiguieron aumentar sus beneficios durante el periodo, mientras que los otros cuatro bancos presentes en el Ibex 35 experimentaban recortes más o menos severos.

El mayor batacazo, tanto en términos absolutos como relativos, se lo dio el Santander, que ganó menos de la mitad que el pasado año (542,8 frente a 1.295 millones de euros). Ese descenso del 58% obedece en buena media, según la propia entidad, a las dotaciones realizadas para hacer frente a ajustes como el expediente de regulación de empleo pactado con los sindicatos tras la absorción del Popular, que afectará a más de 3.000 trabajadores.

Al Santander le sigue Bankia, cuyos beneficios pasaron de 691,9 millones en la primera mitad de 2018 a 424,8 en la primera mitad de este año, lo que supone un 48,7% menos. El banco con mayoría de capital público es un fiel reflejo de hasta qué punto la política de bajos tipos de interés promovida por el BCE está afectando especialmente a entidades muy centradas en el crédito a particulares, en especial los que cuentan con garantía hipotecaria.

BBVA, en medio de la crisis reputacional derivada del caso Villarejo, ganó 1.129,5 millones de euros entre enero y junio del ejercicio en curso, un 12,8% por debajo del dato de 2018 (1.295,8 millones). Bankinter, el más pequeño de los seis principales bancos españoles, sufrió menos: sus resultados bajaron de 278,5 a 265,7 millones de euros (-4,6%), siempre según la información que obra en poder de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En paralelo con el empeoramiento de los beneficios, la gran banca se pegó una fuerte costalada en Bolsa. Su capitalización (valor de mercado) se situaba a 30 de agosto en 111.000 millones de euros, a notable distancia de la que tenían a principios de años (134.000, un 17,2% más). La comparación es todavía peor si se hace con el cierre de 2017, en que Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Sabadell y Bankinter sumaban una capitalización de 187.000 millones.

El mal comportamiento bursátil, que los expertos atribuyen a las incertidumbres generadas por el brexit y por la guerra comercial entre China y Estados Unidos, además de a los bajos tipos de interés, está siendo muy evidente en los seis grandes bancos. Respecto de 2017, en que firmaron su mejor ejercicio en años, Santander ha perdido un 46,9% de su valor en Bolsa; BBVA, un 39,5%; Caixabank, un 47,2%; Bankia, un 56,5%; Sabadell, un 21,5%, y Bankinter, un 32,4%.