Público
Público

El PIB de China crece en 2019 al ritmo más débil en 29 años

El gigante asiático se anota un crecimiento del 6,1%, (frente al 6,6% de 2018), aunque la actividad económica repuntó en el tramo final del ejercicio.

El logo de 'China World', cerca de varios edificios en construcción en la zona financiera de Pekín. REUTERS/Jason Lee

Stella Qiu y Kevin Yao/Reuters

El crecimiento económico de China se redujo a su nivel más débil en casi 30 años en 2019, en un contexto de guerra comercial con Estados Unidos e inversión titubeante, y se espera que este año se introduzcan más medidas de estímulo para ayudar a evitar una desaceleración más pronunciada.

Sin embargo, los datos del viernes también mostraron que la segunda economía más grande del mundo terminó el año con mayor firmeza al disminuir las tensiones comerciales, lo que sugiere que las medidas para impulsar el crecimiento en los últimos dos años podrían finalmente comenzar a surtir efecto.

Este año es crucial para que el Partido Comunista gobernante cumpla su objetivo de duplicar el PIB y los ingresos en la última década (hasta 2020), y convertir a China en una nación "moderadamente próspera".

Un cliente compra en un supermercado en Handan, provincia de Hebei, China. REUTERS / Stringer

El producto interior bruto (PIB) del cuarto trimestre aumentó un 6,0% con respecto al año anterior, según los datos de la Oficina Nacional de Estadística, y se estabilizó al mismo ritmo que el tercer trimestre, aunque sigue siendo el más débil en casi tres décadas.

Esta evolución dejó el crecimiento de todo el año en el 6,1%, la tasa de expansión anual más lenta que China ha registrado desde 1990 y por debajo del 6,6% del año pasado. El dato coincide lo esperado por los analistas.

"Creo que (la aparente estabilización del crecimiento en el cuarto trimestre) es sostenible", dijo Louis Kuijs, de Oxford Economics en Hong Kong.

"Hemos visto una mejora en la industria. Hemos visto esfuerzos (de los responsables económicos) para asegurar que la economía siga creciendo, especialmente esfuerzos en la financiación de infraestructuras".

Grúas y pilas de tubos de acero para la exportación en el puerto en Lianyungang, provincia de Jiangsu, China. REUTERS / China Daily

Responsables de la política económica del país han dicho a Reuters que Pekín tiene previsto fijar un objetivo de crecimiento económico más bajo para este año, alrededor del 6%, en comparación con el 6-6,5% que se estableció para el año pasado, confiando en que el aumento del gasto en infraestructuras evitará una desaceleración más acusada.

En términos trimestrales, la economía creció un 1,5% en el periodo octubre-diciembre, también en línea con las expectativas y al mismo ritmo que los tres meses anteriores.