Público
Público
coronavirus

La "responsabilidad individual" por el coronavirus tiene un coste, que se suple con una ola de solidaridad

Anulaciones de viajes ya contratados o gastos sobrevenidos para contratar a un cuidador que se quede con los niños que no van al colegio son algunas de las consecuencias que hay que asumir personalmente por la crisis del coronavirus. Para paliar esta situación surgen a su vez iniciativas solidarias para ayudar desinteresadamente a los más afectados.

cartel comunidad de vecinos
Cartel comunidad de vecinos

alejandra de la fuente

"Apelamos a la responsabilidad individual", es una frase muy repetida en los últimos días por el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, el ministro de Sanidad y gran cantidad de políticos españoles.

Cuando hablan de esa "responsabilidad individual" no sólo se refieren a la higiene personal, sino a la anulación de viajes desde zonas de riesgo y al cuidado de los niños tras anular las clases a toda la comunidad educativa en dichas zonas.

De esta forma, madrileños, vascos y riojanos han comenzado a plantearse si cancelan sus viajes próximos para no perjudicar a las comunidades en las que no hay tantos casos de contagio por coronavirus y es aquí cuando la "responsabilidad individual" coge más fuerza.

En España, el salario más frecuente es de 17.500 euros al año, una cantidad que no permite, en muchos casos, tener grandes lujos en el día a día y, por ese motivo, una anulación de hoteles y trenes reservados supone un gasto importante para muchos españoles.

Borja vive en Madrid y desde hace varias semanas tenía reservado un viaje a Santiago de Compostela pero, tras la crisis del coronavirus y las recomendaciones del Gobierno de no salir a otras comunidades para evitar propagar la enfermedad, ha decidido anular su viaje.

"Yo soy becario y no cobro mucho dinero que digamos, pero como han dicho que no viajemos no lo voy a hacer. Decidí llamar para anular la reserva, pero me dijeron que como Galicia era el lugar con menos infectados no anulaban nada", explica a Público.

"No voy a ir por responsabilidad, pero me quedo sin 200 euros que, como comprenderás, supone mucho dinero perdido", concluye.

Los viajes no son lo único en lo que los trabajadores van a tener que pagar un precio para llevar a cabo esa "responsabilidad individual". Desde el pasado lunes, en algunas zonas del País Vasco y, desde el pasado martes, en toda la Comunidad de Madrid y La Rioja, han quedado suspendidas las clases para toda la comunidad escolar.

Miles de padres y madres han tenido apenas unas horas para establecer su propio protocolo personal: saber con quién dejar a sus hijos durante, al menos, 15 días, y aquí, de nuevo, la responsabilidad individual de los trabajadores tiene un coste.

Los abuelos han sido la primera opción para muchos, otros han decidido contratar a un cuidador para estos días, con la consecuente carga económica que eso conlleva, y, por ese motivo, la solidaridad entre trabajadores ha aflorado en estos momentos de crisis.

Camila ha sido una de las muchas personas que ha decidido ayudar a sus vecinos y vecinas con el cuidado de sus hijos. Por eso, ha colgado un cartel en el portal en el que se ofrece para quedarse con los hijos de aquellas personas que no tengan opción de teletrabajar.

"Vecinos/as: Si a vuestros niños/as les han suspendido las clases y no tenéis con quién dejarlos mientras vais a trabajar, pueden quedarse con nosotras. 5ºD".

"Nuestra idea era establecer una red de cuidados en la comunidad de vecinos para que todas las personas que no pudiesen teletrabajar pudiesen dejar a sus hijos", cuenta Camila a Público.

"Tanto mis compañeras como yo somos estudiantes de la Universidad Complutense y queríamos ayudar a nuestros vecinos de forma altruista", concluye.

Como ella, las muestras de solidaridad no han dejado de aparecer en los últimos días. El perfil de Twitter La Vecina Rubia ha creado un hilo en su cuenta de esta red social para ayudar a poner en contacto a cuidadores y padres. Además, diferentes asociaciones de vecinos se han puesto en marcha para cuidar a los hijos de los empleados que tengan que acudir a su centro de trabajo.


Más noticias de Economía