Público
Público

El Santander impulsa el tercer "Festival Agile Trends": la filosofía de trabajo que revoluciona el mundo empresarial

"Agile" transforma la forma de trabajar: mejora la calidad del servicio, la experiencia del cliente y la productividad, y refuerza el compromiso de los equipos. Banco Santander es un ejemplo de esta filosofía inspiradora.

Festival Agile Trends
Festival Agile Trends.

"Sumando personas para crear culturas organizativas de alto rendimiento". Este es el lema con el que arrancará el próximo 13 de septiembre el Festival Agile Trends, un evento online y gratuito patrocinado por Banco Santander que reunirá a expertos de todo el mundo para compartir experiencias, ofrecer una visión global de las últimas tendencias y ayudar a revolucionar la metodología de trabajo con prácticas agiles que triunfan en las grandes empresas de todo el mundo. Con más de 160 sesiones programadas a lo largo de tres sesiones, esta edición (la tercera) será la mayor de las celebradas hasta ahora y ampliará sus fronteras para llegar a Europa y América Latina.

Agile ha transformado la manera de trabajar de compañías como Google, Microsoft o Amazon. En nuestro país, un buen ejemplo es Banco Santander. "Es una de las apuestas más innovadoras que tenemos, y uno de los factores que más ha contribuido a nuestra transformación digital. Pero va mucho más allá. "Agile supone un cambio de comportamiento en nuestra forma de trabajar y un impulso para mejorar la capacidad de adaptación de nuestra entidad a los cambios constantes del mercado y de nuestros clientes", explican desde la entidad. Esta metodología ha permitido acortar drásticamente los plazos de desarrollo de proyectos (de años a meses, de meses a semanas), con equipos colaborativos, muy versátiles y flexibles ante la necesidad de incorporar tantos cambios como sean precisos respecto al diseño inicial.

Para los expertos, Agile es no es sólo un método. Es una filosofía inspiradora, una forma distinta de organizar y repartir el trabajo de una manera rápida y flexible entre diferentes equipos multidisciplinares. Una muestra es la rapidez con la que el Santander reaccionó a la emergencia sanitaria y social del coronavirus. "Al enfrentarse a las adversidades, la agilidad puede marcar la diferencia, tanto para las personas como para las empresas. Con nuestra gestión ante la crisis de la Covid-19 hemos demostrado estar preparados. Ser agile es un proceso continuo, pero ya conocemos sus principios y cómo aplica en nuestro día a día", señalan.

Durante los peores momentos de la pandemia, el banco concedió una media diaria de 1.000 millones de euros para apoyar a pymes y empresas, además de poner en marcha una batería de medidas para proteger a todos los clientes (aplazamientos de pagos y moratorias, reducción de comisiones, productos específicos…). También fortaleció los canales digitales, mantuvo el 93% de las oficinas y cajeros disponibles, y puso a disposición de los empleados los equipos necesarios para mejorar el trabajo en remoto. Y destinó 104 millones de euros a iniciativas solidarias, investigación y ayudas a los colectivos más vulnerables y a los sectores más afectados por la crisis. Una respuesta que tuvo el reconocimiento de la prestigiosa revista Euromoney, que concedió a la entidad el premio Excellence in Leadership por la gestión realizada ante la crisis.

Santander, ocho años de experiencia "Agile"

El concepto Agile nació en 2001, cuando 17 expertos en desarrollo de software elaboraron, durante un encuentro en Estados Unidos (Utah), el Manifiesto Agile, un documento a favor de los nuevos métodos agiles de actuación. Se trataba de mejorar y transformar las formas tradicionales de trabajo que frenan los procesos, retrasan la entrega de productos al cliente y repercuten en la calidad.

En el caso del Santander, la historia de Agile comienza en 2014, con la creación del Centro de Excelencia Global del Grupo para impulsar su transformación digital. El enfoque fundamental fue colocar al cliente en el centro de la estrategia. El banco agregó todos los proyectos en marcha de cada filial geográfica, acostumbradas a trabajar de modo totalmente independiente, y los puso en mano de unidades de transformación Agile. Este método se convirtió en una realidad dentro de cada filial y de todas sus unidades, desde Recursos Humanos hasta Tecnología y Operaciones.

El banco destaca como esta nueva forma de actuar "ha permitido disponer de una oferta digital potente e innovadora en la que nuestros clientes encuentran nuevos modelos de negocio hechos a medida para ayudar a solventar cualquier problema o necesidad que puedan tener. Al mismo tiempo, fomenta que la toma de decisiones internas en la empresa se haga de una forma más ágil, aporta una mayor visibilidad a los equipos multidisciplinares, y contribuye a cambiar la forma de trabajar hacia la confianza y la autonomía de nuestros profesionales".

Agile está en el día a día de Banco Santander. La entidad ha creado una guía donde se explican las palabras que se utilizan en los proyectos: agile coach, scrum, sprint, ceremonias… También cuenta con un itinerario educativo dentro de la Academia Agile y Engineering Excellence, e internamente celebra el Agile Days, un encuentro para los empleados con el propósito de crear una organización que cumpla mejor con su propósito de negocio. Además, febrero será el mes Agile en el grupo para difundir los principios de esta metodología y su relevancia para la transformación. "Gracias al camino que hemos recorrido de la mano de Agile hemos logrado mejorar en los procesos, en el nivel de satisfacción de nuestros clientes, en el grado de compromiso con nuestros empleados, y en nuestra capacidad para innovar y flexibilizar", subrayan en el banco.

Más noticias de Economía