Público
Público

Casi 5.000 universitarios británicos inundan Salou

Saloufest difundió el año pasado una imagen de 'turismo de borrachera'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La localidad costera de Salou (Tarragona) recibe hoy a 5.000 jóvenes británicos en el primer turno de la novena edición de la Saloufest, definida por la empresa promotora del evento, I love Tour, como 'el mayor festival estudiantil del mundo', y que el año pasado fue noticia por las imágenes de jóvenes borrachos y en actitudes incívicas. Otros 3.000 universitarios británicos llegarán el 16 de abril para el segundo turno de la fiesta, que usa como reclamo el deporte y el ocio nocturno.

Los jóvenes han viajado en ferri hasta la población francesa de Calais, y de allí se han desplazado en autobús hasta Salou. Este año la cita congregará un 10% menos de visitantes que el año pasado, cuando acudieron casi 8.800 jóvenes, según la Asociación Hotelera Salou-Cambrils-La Pineda.

A ojos de muchos sectores de la Costa Dorada, la Salufest se convirtió el año pasado en paradigma del 'turismo de borrachera' y provocó una fuerte polémica. Esta vez, la organización ha rebajado el tono de su publicidad para que 'no fuera tan agresiva y sí más realista', explica Juan Antonio Padrón, vicepresidente de la asociación hotelera. I love Tour utilizó el año pasado referencias al sexo, las borracheras, las 'noches autodestructivas' e imágenes de jóvenes desnudos perseguidos por la Policía como atractivos principales delacontecimiento.

Ahora, estas menciones han desaparecido y el Ayuntamiento de Salou y varios empresarios han colocado en los establecimientos de la localidad carteles con consejos como 'vive la fiesta con respeto, baila con control, bebe con responsabilidad y flirtea con cuidado'.

La organización ha eliminado el sexo y el alcohol como reclamo publicitario

La nueva imagen del festival se concretó tras variasreuniones del ayuntamiento con la empresa organizadora del evento, en las que el consistorio 'recomendó modificar la publicidad, entre otros asuntos', según precisó una portavoz municipal.

El Ayun­tamiento de Salou defiende que es un evento que se celebra desde el año 2002 y que en la pasada edición los asistentes no causaron ningún disturbio, pese a que una docena de estudiantes fueron hospitalizados por intoxicación etílica, un joven fue atropellado por un coche, y una de las turistas denunció a otro participante por una supuesta violación. La causa penal sigue abierta mientras las fotografías de jóvenes sin ropa y cargados de cervezas se reprodujeron incluso en periódicos australianos.

Los vecinos acogen con resignación la celebración del evento, y dudan que la presente edición vaya a ser muy distinta de las anteriores, pese a los intentos de la empresa organizadora y del consistorio por ofrecer una imagen renovada de la celebración. Para los vecinos de las calles Carles Buigas y Andorra 'es sólo un maquillaje', dice Carles Bonet, resignado a 'pasar noches en blanco y aguantar borrachos disfrazados'. Antoni Maria Subirà, vecino de la calle Andorra, reclama 'más presencia policial hasta que termine toda la marcha, porque a las siete de la mañana muchos se comportan como hooligans y la Policía sólo está las primeras horas'.

Los planes del consistorio son hacer lo que 'hemos hecho siempre, cuidar de la seguridad, el orden y la convivencia'. Además, la fiesta de este año pondrá a prueba la nueva Ordenanza de Convivencia y Civismo, que prohíbe el consumo de alcohol en la calle y la semi desnudez en espacios municipales e ir en bañador por la calle en los lugares más alejados de la playa y del paseo marítimo. En la línea de anteriores ediciones, el Ayuntamiento reforzará la presencia policial.