Público
Público

El 15-M acuerda protestas ante los nuevos alcaldes y una marcha el día 19

Las 56 acampadas pactan un documento que insiste en la reforma electoral y en una mayor transparencia política

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Aseguran llevar su propio ritmo y no hacerle el juego ni a políticos ni a medios de comunicación cuando ambos les reclaman que definan sus reivindicaciones. En la asamblea de las doce de la mañana de ayer, uno de los indignados constató de forma muy clara la filosofía del movimiento: '¡Vamos lentos, pero es que vamos muy lejos!'. Decenas de manos se agitaron entonces al aire como símbolo de aprobación.

Sin embargo, el encuentro de portavoces de 56 plazas indignadas (tres más se unieron a las anunciadas el sábado) que ha tenido lugar en Madrid durante este fin de semana sí ha sentado las bases para un primera hoja de ruta del Movimiento 15-M. En estas jornadas, en las que las asambleas se alargaron durante horas, se acordó la realización de dos grandes movilizaciones. El 11 de junio, día en que los cargos electos tomen posesión en los ayuntamientos, los indignados planean llevar a cabo acciones específicas en los consistorios de las diferentes ciudades, siempre desde el punto de vista de la no violencia y adoptando el rol de 'vigilantes' de los cargos públicos y de su gestión.

Para el 19 de junio está prevista una gran manifestación a nivel estatal que 'vuelva a sacar a la gente a las calles', como ya ocurrió el 15 de mayo, cuando decenas de miles de personas marcharon por toda la geografía española para pedir un cambio de rumbo a la clase política y financiera.

Según un portavoz de la comisión de comunicación de la acampada de Sol, se baraja la posibilidad de hacer de ese día un símbolo de reestructuración o desmontaje del campamento, si bien es un punto que todavía no se ha aprobado en la asamblea general. Lo cierto es que esta fue una de las muchas opciones escuchadas en las conversaciones de los indignados de toda España durante este fin de semana.

'¡Vamos lentos, pero es que vamos muy lejos!', resume uno de los indignados

'Sería bueno poder desmontar las acampadas con una vuelta a las calles porque, seamos realistas, un campamento en Sol o en cualquier otra plaza no puede cambiar las cosas. Debería permanecer muchos meses y el nivel de exigencia y de trabajo no puede continuar así. Tenemos que recuperar nuestras vidas y seguir trabajando desde otros lados', explicó un acampado a título individual.

Pero estas acciones no son las únicas que deja el encuentro de interacampadas. En el apartado de coordinación política, las ciudades que contaban con una lista de reivindicaciones, ya consensuadas en sus asambleas generales, las pusieron en común. Las tres demandas más repetidas fueron las de la implementación efectiva de una democracia participativa, la aplicación de la transparencia en asuntos públicos (España y Luxemburgo son los únicos países de la Unión Europea que no tienen legislación en materia de transparencia) y la reforma inmediata de la Ley Electoral.

Además, existen otras tres reivindicaciones en las que también coincidieron la mayor parte de los portavoces de las acampadas presentes. Estas reclamaciones van desde la eliminación de los privilegios de la clase política a la separación efectiva de poderes o al control del Gobierno sobre las entidades bancarias.

El control a la bancao la separación de poderes son otras de las reivindicaciones

Aunque según explicó un portavoz de la comisión de comunicación, los objetivos del encuentro eran 'aunar propuestas' y 'lanzar un mensaje de unidad', las largas jornadas de trabajo también han servido para que los representantes de las acampadas de las 56 ciudades expresaran su voluntad de llegar a acuerdos y consensos a nivel estatal en cuanto a los objetivos del movimiento, sus valores y la hoja de ruta o los procesos a seguir.

Pero para que esa intención de integrar acciones sea una realidad, los indignados saben que necesitan tener una sólida base virtual que sólo les proporciona internet, donde se gestó el movimiento.

Por ello, a pesar de que hicieron mucho hincapié en que 'los mecanismos telemáticos no implican el abandono de los espacios públicos como fundamento del movimiento', sí dedicaron varias horas de debate a la mejora de los mecanismos de coordinación entre acampadas a través de la red. Presentaron varias herramientas para mejorar la organización a través de internet como http://n-1.cc, una red social libre y alternativa o un sistema de listas de correo para transmitir información.

Además, los indignados mostraron herramientas telemáticas para ampliar la participación y facilitar la recogida de propuestas a través de la red y presentaron un grupo de trabajo para el estudio a largo plazo de la e-democracia, con el objetivo de 'mejorar la democracia política y la participación ciudadana a través de internet'.

Ante de regresar a sus lugares de origen, los indignados expusieron estas conclusiones en una asamblea que volvió a aglutinar a centenares de ciudadanos en la Puerta del Sol. A pesar del cansancio tras un fin de semana de trabajo intenso, el ambiente fue reivindicativo y de compañerismo entre los asistentes. '¡Estamos demostrando que no estamos solos!', afirmó un joven de Burgos que animó a los presentes a hacer uso de las bancas éticas, la cultura libre y los productos ecológicos. Poco antes había hablado un indignado de Málaga que apostó por la 'descentralización del movimiento' y valoró la importancia del encuentro como catalizador de propuestas.

La necesidad de avanzar en las reivindicaciones dejando de lado los problemas logísticos de las acampadas también estuvo presente en el turno de palabra. 'Nosotros no somos los importantes, son los miles de ojos que nos miran. ¡Demostrémoles que pueden confiar en nosotros!', afirmó un indignado de Rota, y el cielo de la Puerta del Sol volvió a llenarse de manos indignadas.

Más noticias en Política y Sociedad