Público
Público

El 15-M se prepara para volver a Sol tras el desalojo

El pulso a las instituciones continúa, pero el objetivo de los indignados sigue siendo llevar a cabo las actividades planeadas para su aniversario. En las plazas se debate de economía, política o derecho a la vivienda. Consideran &quo

ELENA HERRERA

Tras la manifestación del 15 de mayo de 2011 en Madrid, un grupo de alrededor de cuarenta personas decidió plantar su indignación en la Puerta del Sol. Nada estaba preparado. Sólo estaban cabreados y tenían ganas de cambiar las cosas. Celebraron su primera asamblea. Alguien empezó a hablar de que había que resistir en ese lugar hasta el siguiente domingo, fecha de celebración de las elecciones municipales y autonómicas en las que, como pudo verse después, comenzó el rodillo de la derecha en todo el país. A las 5.00 de la mañana del martes 17 de mayo la policía desalojó a las personas que habían permanecido concentradas en la plaza desde el domingo.

Hubo versiones contradictorias. Los indignados hablaron de "uso desproporcionado de la fuerza". La Delegación del Gobierno negó la mayor y aseguró que había actuado "tras un requerimiento del Ayuntamiento de Madrid", entonces dirigido por el hoy ministro Alberto Ruiz Gallardón. A las ocho de la tarde eran miles las personas que se concentraban en la plaza. Protestaban contra "la represión policial" y exigían una "democracia real". La spanish revolution comenzaba a tomar impulso.

Tras el desalojo de ayer, en el que hubo 18 detenidos y dos policías heridos, lo que pueda pasar en el transcurso de esta tarde y noche es a todas luces incierto. Como ayer, la Delegación del Gobierno autoriza las concentraciones en la Puerta del Sol hasta las 22 horas. Algunas voces del movimiento confían en que el "efecto llamada" tras la intervención policial de la madrugada de ayer reactive la protesta y reavive la asistencia a las asambleas temáticas que hay convocadas hasta el próximo 15 de mayo. La llamada a la movilización para las 17.00 de este domingo ya corre a toda velocidad por las redes sociales. El objetivo de los indignados no es echar un pulso a las instituciones, pero recuerdan que no van a quedarse callados ante una actuación policial que estiman "desproporcionada", según un comunicado de la comisión de Legal del 15-M madrileño.

En Barcelona y Palma de Mallorca también habrá concentraciones esta tarde No obstante, la tesis de que la acampada "está agotada" sobrevuela cada vez con más fuerza sobre los simpatizantes del 15-M. Beatriz Fernández, que colabora en la difusión de las iniciativas del movimiento, comparte esa opinión. "Lo del año pasado fue algo espontáneo, un medio, ahora muchos apostamos por otras estrategias". A su lado, Pablo Cevas, otro participante, confía en que "la estrategia del miedo" y "el intento de criminalizar la protesta" por parte de las autoridades animen a más gente a volver a las plazas a participar en el programa previsto.

En el centro de la Puerta del Sol, en la célebre estatua ecuestre de Carlos III, los indignados plasman en una "línea del tiempo" lo vivido en este año de movilización contra el actual sistema político y económico. Nuria Sánchez y Sandra Salsón, ambas participantes del 15-M en sus respectivos varios, animan a los que pasan por allí a dejar sus impresiones sobre el rollo de papel blanco que rodea la escultura. "El objetivo es reconstruir juntos todo lo que hemos vivido", dice la primera. Ambas coinciden en que el desalojo de ayer no será un punto de inflexión en la celebración del primer cumpleaños del movimiento de la indignación. "Sólo denota el fracaso de las políticas de la administración y la victoria del 15-M", asevera Sánchez. "Todo suma, asamblearse, acampar, hacer propuestas...", continúa esta joven haciendo visible la "tolerancia" de la que siempre se presume en el 15-M.

Entre líneas, la mayoría de los consultados por Público.es dejan entrever que las aspiraciones del movimiento van mucho más allá de tomar las plazas con tiendas de campaña, aunque si hay gente que decide hacerlo tampoco se va a impedir. Desde el punto de información instalado en el centro de la plaza, Juan Rodríguez rescata otro aspecto que diferencia lo que pueda ocurrir hoy de lo que pasó hace un año. "Ahora somos más conscientes de lo que supone una multa, una detención, de los riesgos que corremos... La intención es fortalecer los contenidos temáticos, aunque el debate sobre el pulso a las instituciones es incontrolable", señala.

Charlas, debates y obras de teatro, entre las actividades organizadas hoy  Fruto de esa voluntad de "crear conciencia" y "articular herramientas de participación" son las asambleas, ninguna muy numerosa, que, desde esta mañana, se celebran en varios emplazamientos de la capital. A pesar del intenso calor, decenas de indignados han vuelto a sentarse en las plazas para reflexionar sobre economía, política, servicios públicos o derecho a la vivienda.

En la plaza Santa Ana, cerca de medio millar de "indignados" ha asistido a una breve obra de teatro protagonizada por varios miembros de la asamblea del barrio de Lucero. Posteriormente, se ha debatido sobre la Sanidad pública en una asamblea en la que se encontraba el doctor Luis Montes, quien ha afirmado, en declaraciones a Efe, que el 15M es un movimiento "necesario" que "claramente" va a cambiar la cultura política de España.

Las activiadades continuarán toda la tarde y, a partir de las 22 horas, hora límite marcada por la Delegación del Gobierno, se celebrará una asamblea común en la Puerta del Sol para "compartir conclusiones".

En Barcelona, desde las 10.30 horas, el colectivo 15-M ha iniciado la sesión del Fórum de los Pueblos, que abordará durará todo el día debates sobre educación, vivienda, economía, etc. A 17.00 horas está prevista una concentración en Plaza Catalunya en apoyo a los detenidos de Madrid, una iniciativa que también secundará Palma de Mallorca.

Más noticias de Política y Sociedad