Público
Público

El 15-M, otra vez global

Miles de ciudadanos vuelven a las calles en el aniversario del 15-M para reclamar una mayor justicia social

PÚBLICO.ES / EFE

La mecha del 15-M volvió a prender fuera de España. Miles de ciudadanos en varias ciudades del mundo salieron de nuevo a las calles para protestar contra los mordiscos al Estado del bienestar. La famosa Puerta del Sol de Madrid, lugar donde hace un año nació el movimiento social 15-M, volvió ser epicentro de un grito global.

En París, diversos actos festivos y lúdicos pusieron fin a la marchas, que comenzaron por la mañana en diferentes puntos de la ciudad y convergieron en el antiguo mercado de abastos, tomado por los antidisturbios. Los organizadores leyeron, además, un texto en el que recordaron que 'han florecido en el mundo entero, movimientos sociales y ciudadanos, horizontales, solidarios y no violentos para exigir y construir una democracia real'.

Más al norte, en Bruselas, más de 700 personas se manifestaron en el marco de la convocatoria mundial, según datos de la Policía, en su mayoría belgas y españoles residentes en la capital belga. Los manifestantes marcharon por las calles y se manifestaron ante lugares de valor simbólico para las protestas, como el Banco Nacional belga o el Palacio de Justicia. Uno de los lemas más coreados en la marcha fue 'Somos el 99%', que 'deja bien claro que la mayoría somos los que pagamos la crisis, mientras que el 1% son los que se están aprovechando y ganando dinero con ella', según dijo a Efe Gonzalo Amandi, ciudadano español residente en Bruselas. La marcha, que se desarrolló sin incidentes, concluyó en la Porte de Hal, una de las puertas de la antigua muralla medieval que rodeaba la capital belga, donde se han organizado una decena de asambleas.

En Londres, los indignados iniciaron la protesta pacífica a los pies de la catedral de San Pablo, en pleno distrito financiero de la City. El grupo anticapitalista Occupy London pidió a sus simpatizantes que llevaran tiendas de campaña, en un aparente reto a la Policía, que hace seis meses ya desalojó una acampada de protesta tras una larga batalla legal. Entre sus actividades, los indignados visitaron instituciones ubicadas en el distrito financiero, como bancos, fondos de inversión o compañías privadas que, según ellos, forman parte del 1% 'que ocasionó la crisis económica y continúa beneficiándose de ella'.

En Portugal, cientos de personas se congregaron en el centro de Lisboa y en otras seis ciudades para unirse a un movimiento eminentemente europeo en protesta contra las políticas de austeridad y la precariedad laboral. Entre 500 y mil personas partieron de la plaza lisboeta de Rossio y desfilaron con pancartas, tambores y bocinas por la Avenida Liberdade bajo el lema 'Indignación y cambio'. Los manifestantes corearon consignas en alusión al movimiento de los indignados en los países del sur de Europa, con gritos como 'España, Grecia y Portugal, la lucha es internacional'. Algunos de los carteles tomaron la forma de hachas, en referencia a los severos recortes laborales que se han aplicado, y denunciaron la austeridad, el paro y el hambre, e instaron a la 'Revolución del Precariado'.

Una de las manifestaciones menos multitudinarias tuvo lugar en la plaza Syntagma de Atenas, pese a que el Grecia soporta una de las situaciones sociales y políticas más críticas. Sin embargo, la fragmentación política y los problemas para formar el nuevo Gobierno centran desde el pasado domingo toda la atención de la opinión pública.

En Israel, cientos de personas se manifestaron en Tel Aviv y otras ciudades, donde denunciaron la carestía de la vida y exigieron mejoras sociales bajo el lema 'devolved el país a los ciudadanos'. Los indignados se concentraron en varios barrios de la ciudad y marcharon hacia la plaza Rabín portando cartelas con consignas como 'Queremos justicia, no caridad' y 'Quitar a los pobres para dárselo a los ricos: vaya país corrupto'.

Más noticias