Público
Público

La abstención sube 10 puntos en Euskadi

Sólo dos habitantes de la localidad de Orexa se acercaron al colegio electoral: uno votó en blanco y el otro al PNV.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Uno de cada diez vascos que acudió a las urnas en las elecciones generales de 2004 optó el pasado domingo por quedarse en casa y no entregar su papeleta a ningún partido. La participación en Euskadi descendió con respecto a la de hace cuatro años del 75,32% al 64,9% en unos comicios en los que los nacionalistas perdieron apoyos y en los que la izquierda abertzale defendió la abstención.

En Navarra, en cambio, la consigna de los radicales tuvo un exiguo seguimiento. La abstención sólo aumentó tres puntos con respecto a la anterior convocatoria, en la que la conmoción por los atentados del 11 de marzo tuvo un efecto movilizador en toda España.

Invalidada para presentarse a estos comicios, la izquierda abertzale apostó por promover el boicot. Una decisión con la que consiguió que sus votos no fueran cuantificables tras la ruptura del alto el fuego. Hace cuatro años, la estrategia de Batasuna consistió en pedir el voto nulo (que fue del 7,69% en el País Vasco), pero esta vez ha tratado de enmascarar la abstención de Euskadi y Navarra, tradicionalmente superior a la del resto de España, y convertirla en apoyos a su causa.

Retroceso del PNV

Pese a los esfuerzos de la formación ilegalizada por capitalizar la desmovilización, en estas elecciones responde a otras claves, entre ellas el cambio de opinión de un importante número de simpatizantes de los nacionalistas moderados, que el 9 de marzo retiraron su apoyo al PNV (117.734 votos y un escaño menos). EA también retrocedió al quedarse sin el único escaño que tenía en el Congreso de los Diputados.

En cualquier caso, cuando se analizan los datos de la abstención en el País Vasco y Navarra al detalle aparecen municipios con una participación muy baja, sobre todo en Guipúzcoa, donde cuatro de cada diez electores se quedaron en casa. El caso más llamativo se produjo en Orexa, donde el 97,89% se abstuvo (en 2004 la participación fue del 90,28% del censo). El domingo, sólo dos valientes depositaron ante sus vecinos sus papeletas en las urnas: uno votó en blanco y el otro al PNV.

En Arrasate-Mondragón, localidad sacudida por el asesinato del ex concejal socialista Isaías Carrasco, la participación alcanzó un 59,30%. Pese a todo, la abstención de esta localidad gobernada por ANV descendió catorce puntos.

La desmovilización fue mínima en Navarra. No obstante, 25 municipios de la comunidad foral registraron una participación inferior al 50%.