Público
Público

Aguirre planta a la candidata asturiana

Mato presenta a Francisco Camps como una víctima del PSOE

M. J. GÜEMES / Y. GONZÁLEZ

Era la convención de los abrazos hasta que se vivió un nuevo capítulo de crisis interna. La presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, acudió a la convención de Sevilla para compartir una ponencia con varios compañeros de partido entre los que se encontraba la nueva candidata del PP de Asturias, Isabel Pérez-Espinosa. Pero antes de que esta hablara se levantó y se fue.

El desplante fue rápidamente comentado por el resto de dirigentes conservadores. Los colaboradores de la dirigente madrileña aseguraron que tenía que irse, por un tema personal, en el AVE y que no habían podido quedarse más tiempo. Pero ni para escuchar a Pérez-Espinosa ni a otros de los intervinientes. Al marcharse del cónclave, que finaliza hoy, también se pierde el discurso de su jefe de filas. Ella y sus dos hombres de confianza, Ignacio González y Francisco Granados, que la acompañaban.

El equipo de Aguirre defiende que se fue por 'un asunto personal'

En el PP, algunos aseguraban ayer que a Aguirre le había molestado 'profundamente' compartir escenario con Pérez-Espinosa. La líder madrileña siempre defendió públicamente que el cabeza de lista para el Principado debía ser Francisco Álvarez-Cascos. 'Algo hemos hecho mal', dijo Aguirre cuando conoció la marcha del ex ministro.

Aguirre tenía cinco minutos de intervención. Y dedicó uno a hablar de transparencia. La presidenta del Gobierno regional, que ha ocultado todos los contratos menores de la trama Gürtel y ha puesto trabas a la investigación del caso del espionaje, apostó por que 'los administrados sepan en qué gastan el dinero' los administradores. 'La transparencia es una herramienta para conseguir más austeridad', afirmó mientras incidía en que es fundamental hacer 'accesible toda la información de lo que hacemos a todos los ciudadanos'.

Rajoy, que presumió ayer de la unidad de su partido y se mostró 'contento' porque todos están ya 'tirando en la misma dirección', se encontró así con un nuevo lío. El moderador de la mesa en la que se encontraba Aguirre, Esteban González-Pons, amplificó lo ocurrido. Intentó unir al fundador del partido con el símbolo de la renovación y cuando Manuel Fraga escuchó que se le citaba, dijo que Pérez-Espinosa es la 'mejor propuesta de futuro para ponerse a trabajar'. Pons lo sentenció. 'Isabel, en todos los sentidos, es tu turno', dijo dándole la palabra. El plenario se arrancó en una ovación y ella se puso en pie. La victoria del PP de Asturias frente a Cascos también se plasmó en la foto del alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo, con Rajoy y María Dolores de Cospedal al recoger un premio al desarrollo económico y generación de empleo.

Rajoy se muestra 'contento' porque su partido ya está unido

El otro gran protagonista de la jornada fue el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, quien no se encontró más que con palabras de aliento. La vicesecretaria de Organización del PP, Ana Mato, lo presentó como una víctima de la persecución del PSOE, que según ella lo ha intentado 'todo' contra él. 'Los socialistas han utilizado sus peores armas', afirmó. Camps está imputado por el caso de los trajes y está pendiente de una investigación sobre otros delitos, entre los que figura el de financiación ilegal del PP valenciano.

Más noticias