Público
Público

Al cobijo de los jesuitas en el Santuario de Loyola

Hubo 12 encuentros en la casa de ejercicios del centro religioso.

Ó. L. F. / MADRID

En septiembre de 2006, el proceso de paz lleva ya varios meses en crisis. De las dos mesas que sobre el papel se iban a poner en marcha -una política, con los partidos vascos, y otra técnica, con Gobierno y ETA- la segunda se encontraba prácticamente bloqueada. Por ello, PSE y Batasuna decidieron dar un impulso a los encuentros que debían perfilar la forma y contenidos de una futura mesa, la Mesa de partidos. Tienen la esperanza de que si ésta se pone en marcha, la otra también camine. Por ello, deciden convertir las hasta ese momento reuniones bilaterales en encuentros a tres bandas con la incorporación del PNV.

La idea fue de Batasuna, que en su fuero interno confíaba en que los nacionalistas se alineasen con Otegi en determinados temas, y los socialistas aceptaron. Las tres formaciones decidieron dejar a un lado al resto de los partidos vascos, convencidos de que no les quedaría más remedio que sumarse al acuerdo que lograsen ellos.

El lugar elegido fue el Santuario de San Ignacio de Loyola, en la localidad guipuzcoana de Azpeitia. La Compañía de Jesús habilitó para ello un discreto lugar en la Casa de Ejercicios del complejo, donde representantes de los tres partidos se reunieron en doce ocasiones: tres en septiembre, seis en octubre y otras tres en noviembre.

De aquellas reuniones salió un 'acuerdo de mínimos' para crear una mesa de partidos en Euskadi y otra en Navarra. Sin embargo, todo se frustró cuando Batasuna intentó introducir en el último momento modificaciones importantes al mismo.

Más noticias