Público
Público

La alcaldesa de Alicante, al promotor Ortiz: "Quedamos en un sitio discretito"

Sonia Castedo, del PP, evitaba reunirse en el despacho oficial con el promotor al que supuestamente benefició. El 'caso Brugal' es investigado por el Tribunal Superior de Justicia de Baleares

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, pidió al empresario Enrique Ortiz, amigo suyo, tal y como consta en una conversación mantenida entre ambos y reproducida durante el interrogatorio a la primera edil en calidad de imputada en conocido como 'caso Brugal', que tuvieran una reunión en un sitio 'discretito'. En concreto, le dijo: 'no quiero que vayas al despacho (...), mejor quedamos en un sitio discretito'.

Esta es una de las conversaciones que la alcaldesa de Alicante escuchó durante los tres días de interrogatorio al que fue sometida en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV), el pasado mes de octubre, y corresponde a una comunicación que tuvo lugar el 12 de mayo de 2008, cuando era delegada de Urbanismo, en la que Ortiz le pide una reunión y propone acudir al consistorio para verla. La justicia investiga si Castedo benefició a este promotor mediante una revisión del Plan General de Ordenación Urbana de la ciudad.

'No quiero que vayas al despacho (...) no quiero que te vean allí', le pedía Castedo en esa llamada de 2008, y le proponía acudir ella a su despacho, a su domicilio o que el empresario fuese a verla a su casa. Ortiz insiste en la urgencia del encuentro para 'hablar de todo' y así poder 'marcar' su propia 'estrategia'.

La por entonces edil de Urbanismo propone también la posibilidad de quedar para desayunar al día siguiente, pero hace hincapié en que deben elegir 'un sitio discretito'. Ortiz llega a proponer quedar en su barco, pero Castedo lo rechaza porque le 'da un poco de mal rollo'. 'Bueno, déjalo, pero al final tendrás que ir', le responde el empresario.

Finalmente quedaron en la cafetería de un hotel de la zona del campo de golf, donde ambos coinciden que 'no habrá mucha gente', si bien unos minutos antes del encuentro, Ortiz llama a Castedo para cambiar la ubicación tras enterarse de que está a punto de llegar a ese mismo establecimiento el por entonces presidente de la Diputación de Alicante, José Joaquín Ripoll.

Preguntada por el fiscal sobre el motivo de este encuentro, la alcaldesa manifestó que no recordaba cuál era el tema a tratar. 'No lo recuerdo, pero no me extraña que, si me dijeron que estaba el señor Ripoll, cambiara de sitio: no me extraña haberlo hecho, es un compañero mío de partido y no tengo que dar explicaciones de las relaciones que tengo y que ya son más o menos conocidas', apuntó.

Durante su interrogatorio, también fueron reproducidas varias conversaciones relativas a una reunión mantenida el 14 de mayo de 2008 en la Gerencia de Urbanismo de Alicante, con Ortiz, Castedo y el redactor del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) Jesús Quesada.

 En un primer momento, Ortiz y Quesada días antes quedan en celebrar el encuentro en el despacho del segundo, pero Castedo llama a Ortiz para cambiar los planes: 'He cambiado la ubicación de la reunión de mañana porque si nos reunimos allí, se va a enterar el alcalde -Luis Díaz Alperi- seguro, porque allí está el sobrino de Quesada, que es íntimo de la hija del alcalde y es el que le va contando todo todo al alcalde'. 'Lo podemos hacer aquí en la Gerencia, como es por la tarde, no va a haber nadie', añade Castedo en su conversación.

La primera edil aseguró al magistrado que no recordaba esta conversación, y recordó que el sobrino de Quesada había llegado a ser gerente de Urbanismo. 'Luego no había ninguna intención, ni buscábamos escondernos de nadie', aseguró en su testimonio. Además, Castedo aseguró que en esta reunión también participaron otras personas, entre ellas un responsable jurídico municipal y otros técnicos municipales.

Sobre el contenido del encuentro, mantuvo que hablaron del PAU 3, el APA 9 y Las Lomas del Garbinet, pero lo hablado no quedó 'reflejado en ninguna acta', ni hay  'rastro alguno' de lo allí tratado 'porque no se llegó a ningún acuerdo'.

El clima de la relación entre Castedo y su antecesor en el cargo también es objeto de otra conversación anterior mantenida con Ortiz. 'Es tremendo (Díaz Alperi), tengo que andar con un cuidado que no te lo puedes ni imaginar', comenta la edil. 'Sí, tienes que tener mano izquierda para que no te remueva el ganado', añade el empresario, a lo que Castedo asiente, y confirma que 'sí' es así.

Más noticias en Política y Sociedad