Público
Público

El almacén nuclear abre otro frente en el PP

El PP de Yebra (Guadalajara) desafía a la número dos de Rajoy y aprueba solicitar al Gobierno un cementerio de basura atómica

JUANMA ROMERO

Un alcalde de un pueblo de menos de 600 habitantes ha plantado cara a la secretaria general del PP y presidenta de los conservadores castellano-manchegos. El David que ha puesto contra las cuerdas a Goliat, a María Dolores de Cospedal, fue Juan Pedro Sánchez, el regidor de Yebra (Guadalajara). Él y sus cuatro concejales del PP aprobaron ayer en el pleno del Ayuntamiento presentar la candidatura para que el pueblo acoja el Almacén Temporal Centralizado (ATC) de combustible nuclear gastado. Los dos ediles del PSOE votaron en contra de la iniciativa.

Sánchez desobedeció al PP regional y provincial, que se habían opuesto reiteradamente a que se instalase un depósito nuclear en Castilla-La Mancha. Por eso fue castigado. Por la tarde, el Comité de Dirección del PP de Guadalajara ordenó al órgano superior, el Comité Ejecutivo Provincial, que abriese expediente disciplinario a los cinco ediles.

Se abre así otra grieta interna para Cospedal. Y eso que aún está viva la guerra del agua, que enfrenta al PP manchego, que aboga por la cancelación del trasvase Tajo-Segura, con sus compañeros de Murcia y Valencia, que defienden su continuidad.

El regidor de Yebra había justificado que el Ayuntamiento se postulase ante el Ministerio de Industria por la “oportunidad” que suponía para el municipio, ya que se generaría “empleo y desarrollo empresarial”. Sanchez aseguró que es la opción "más correcta" y que no había reparado en el “coste político” que tendría para él.

No tuvo que esperar mucho para saberlo. Cospedal, minutos después de que se aprobara la iniciativa, anunció en Madrid, en una visita a la Feria de Turismo (Fitur), que su partido actuaría “en consecuencia” contra el alcalde de Yebra, “porque sabe muy clara la postura del PP”. Por la tarde se conoció la decisión: la apertura de expediente a los ediles rebeldes. Por la noche, el presidente del PP de Guadalajara, Antonio Román, recordó  que es el Comité de Derechos y Garantías del partido el órgano que debe decidir sobre la expulsión de los díscolos por incumplir las directrices del PP de Guadalajara y de Castilla-La Mancha. "No puedo ser yo quien decida la sanción", manifestó a Europa Press.

La número dos de Mariano Rajoy insistió en que el PP rechaza un almacén en Castilla-La Mancha porque la comunidad “ya ha sido muy solidaria en materia nuclear”, pues ha acogido la construcción de dos centrales, la de Trillo y la de Zorita, hoy inactiva.

El PP y todos los grupos parlamentarios sellaron el 14 de diciembre de 2004 en la Comisión de Industria del Congreso un acuerdo para solicitar al Ejecutivo socialista que estudiase cuáles eran los criterios necesarios para la instalación de un único ATC en España, cuyo emplazamiento debería estar decidido en 2010. Más tarde, el 27 de abril de 2006, la Comisión de Industria aprobó con los votos de PSOE, PP, CiU y PNV (y la abstención de ERC y el voto en contra de IU-ICV) una proposición no de ley por la que se exigía al Gobierno que constituyera una Comisión Interministerial encargada de precisar las condiciones técnicas y medioambientales que debía cumplir la localidad que acogiese el cementerio nuclear.


El PSOE tuvo fácil atacar al PP. María Antonia Pérez León, presidenta de la Diputación de Guadalajara y líder provincial de los socialistas, acusó a Cospedal de “absoluta connivencia y fariseísmo” y apuntó a su “debilidad”. “Si un alcalde me convoca un pleno para solicitar un ATC, ese alcalde no llega al pleno como miembro del PSOE. El PP debería haber expulsado ya a Sánchez”, declaró a Público. Pérez está promoviendo, con Izquierda Unida (IU) –con la que gobierna en la Diputación– una moción para exigir a Yebra que revoque su acuerdo.

El PSOE también llevará a las Cortes regionales una resolución de rechazo al ATC, confirmó Antonio Marco, presidente del Grupo Socialista. “Esto pasa porque no hay contundencia del PP contra estos alcaldes”, añadió. Y es que otro regidor de Guadalajara, el de Almonacid de Zorita, Gabriel Ángel Ruiz (PP), también ha amagado con pedir el ATC.

El presidente manchego, José María Barreda, rebajó a la categoría de “anécdota” el pleno de Yebra, pues el Gobierno central sabe la “oposición al proyecto en la comarca, en la provincia y en la comunidad”. Después alabó la desautorización de Cospedal. No hurgó en la herida. Sí lo hicieron fuentes próximas al jefe del Ejecutivo autonómico: “El PP debería explicar su incoherencia, y cómo es posible que un pueblo de 600 habitantes desafíe al PP regional y nacional”.

El portavoz de IU en la Diputación de Guadalajara, Jesús Recuero, rechazó asimismo, y de forma "contundente" la posible ubicación del almacén de basura atómica en Yebra. Además, criticó al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero por la "fórmula escogida" para elegir al municipio que albergará los residuos nucleares, utilizando "la delicada situación de crisis y desempleo para hacer un chantaje a los ayuntamientos prometiendo dinero, inversiones y empleo", informa Europa Press. 

Desde la Asociación de Municipios en Áreas con Centrales Nucleares (AMAC) subrayan que "no hay que criminalizar" a las localidades que solicitan el ATC, puesto que crea "riqueza" en la zona. "Suscribimos todo lo que ha dicho el alcalde de Yebra", apuntaban ayer fuentes de la organización. AMAC sostiene que no hay preferencias hacia ningún municipio, como se verá en la reunión que mantendrá el 27 de enero, tres días antes de que el Ministerio de Industria cierre el plazo de presentación de candidaturas. "Hay que requerir un consenso suficiente, pero no unanimidad, que no la va a haber en ningún lado", agregaron.

 

Manuel Ansede | Madrid

Tras un pleno municipal convertido en una trifulca entre los vecinos, el alcalde de Yebra, Juan Pedro Sánchez, del PP, anunció su candidatura para albergar el almacén centralizado de residuos nucleares, con el voto a favor de los cinco concejales conservadores y la oposición de los dos ediles del PSOE. Para Sánchez, reprendido por su propio partido, convertir Yebra, un pueblo alcarreño de unos 600 habitantes, en sede del ATC sería positivo para la comarca porque “crea desarrollo y puestos de trabajo” y es “una buena solución para la gestión de los residuos”.

Mientras el alcalde justificaba su desplante a la dirección del PP en una rueda de prensa, en el exterior del Ayuntamiento unas 200 personas se manifestaban para rechazar la legitimidad del regidor para tomar esta decisión, ya que no figuraba en su programa electoral y, según fuentes del Gobierno municipal, Sánchez trabaja en la cercana central nuclear José Cabrera, en proceso de desmantelamiento. “Nosotros hemos recogido 37.000 firmas de vecinos en contra de la candidatura y contamos con el respaldo de 150 pueblos de Guadalajara, Cuenca y Madrid, que han aprobado mociones de rechazo al cementerio nuclear: somos mayoría”, asegura la portavoz de la Plataforma Anticementerio Nuclear de Guadalajara, Susana Atance.

El portavoz del grupo socialista en Yebra, Eduardo Sánchez, sugiere una alternativa al almacén de residuos atómicos para el pueblo: “Aquí fuimos pioneros en la energía nuclear, ahora podemos serlo en renovables”. El PSOE de Yebra incluyó en su programa electoral el rechazo al cementerio nuclear en el municipio, mientras que el PP no se posicionó sobre el asunto. Los conservadores ganaron con un 62% de los votos. 

 

Más noticias de Política y Sociedad