Público
Público

Amaiur irá a los tribunales si el PP no le deja tener grupo

La coalición abertzale denuncia que los conservadores les quiere poner "vallas"

GUILLERMO MALAINA / JUANMA ROMERO

Amaiur acudirá finalmente a la justicia ordinaria si el PP impide a sus siete diputados formar grupo propio en el Congreso, al considerar que su caso depende sólo de la “voluntad política” de los conservadores.

El artículo 23 del Reglamento de la Cámara establece que para que una formación pueda formar grupo propio debe tener al menos cinco escaños y el 5% de los votos en todo el Estado o, en su defecto, el 15% en las circunscripciones donde se presente. La coalición abertzale supera este segundo porcentaje en Bizkaia, Gipuzkoa y Araba, y en Navarra logró el 20-N el 14,86%. Su media en los cuatro territorios supera holgadamente el 15%. Amaiur recuerda que la historia del Congreso está salpicada por casos distintos en los que se ha estirado dicho Reglamento.

La coalición recuerda que en el pasado se flexibilizó el Reglamento

Así, la coalición integrada por la izquierda abertzale, Eusko Alkartasuna, Aralar y Alternatiba acudirá a los tribunales si el PP realiza una interpretación restrictiva del texto. El secretario general de EA, Pello Urizar, lo anunció ayer a Radio Euskadi tras denunciar que los conservadores les intentan “poner vallas” diciendo que, mientras no asuman “las líneas rojas” de la Constitución, Amaiur no va ser “recibida con agrado”.

“Es muy difícil explicar cómo puede haber grupos compuestos por cinco escaños [en alusión a UPyD] y, Amaiur, con siete, quizá no lo tenga”, señaló Urizar. “Todo va a depender de la voluntad política [del PP]” y “si no hay voluntad”, recurrirán “también a la vía judicial ordinaria”, dijo.

No obstante, si el PP se mostrase inflexible, se activarían otros planes B. Ayer, ERC y BNG hicieron ver que se está explorando una vía: reunir 15 diputados. Esta es una opción que también permite el artículo 23 del Reglamento y para la que no se exige ningún umbral de porcentaje de voto. Según los cálculos de estas dos fuerzas, Amaiur, ERC (con tres actas), Geroa Bai (1), BNG (2), Compromís (1) y Coalición Canaria (2) sumarían 16 escaños. Incluso Cayo Lara insistió ayer en RNE en que "sería una falta de generosidad" por parte de IU no ayudar a Amaiur a formar grupo. Cumplido el trámite y formado el grupo, parte de esos partidos volverían al Mixto. Todos menos, en principio, Amaiur y ERC.

ERC y BNG están dispuestas a prestar diputados a los abertzales

¿Por qué? Porque el artículo 27  de la norma fundamental de funcionamiento de la Cámara Baja estipula que si durante la legislatura un grupo queda reducido a menos de la mitad de sus miembros, queda autómaticamente disuelto y sus integrantes pasan al Mixto. Por tanto, si formasen ese grupo 15 parlamentarios, como poco deberían permanecer en el mismo ocho para poder subsistir. Es decir, quedarían Amaiur y el partido que más predisposición ha mostrado, ERC. 

Aún se maneja otra alternativa prevista en el artículo 24 del Reglamento: que Amaiur forme grupo con los seis diputados del País Vasco –donde se cumple el requisito del 15%– y que luego se asocie a él el electo por Navarra. Con todo, la decisión recaerá en la Mesa del Congreso, que controlará el PP con su sobrada mayoría absoluta. ERC, BNG e IU pidieron ayer de nuevo a los conservadores que no tiren de la ley del embudo: lo ancho para UPyD, lo estrecho para Amaiur.

En caso de que no hubiera manga ancha, podría formarse un ingobernable Grupo Mixto de 23 diputados y nueve partidos: Amaiur, UPyD, ERC, BNG, CC, Geroa Bai y Compromís, un portavoz de Foro Asturias y otro de UPN.

El ejemplo de Cayo Lara, que el pasado martes renunció al plan de pensiones privado ofrecido por las Cortes, ha cundido. Le siguió ICV. Y ayer lunes rechazaron ese plan de previsión social que gestiona el BBVA los tres representantes de ERC y los dos del BNG. El republicano Alfred Bosch enmarcó la renuncia en la defensa de la “radicalidad democrática” y al ejemplo de "austeridad y ética" que tienen que secundar los políticos en tiempos de crisis.

El nacionalista gallego Francisco Jorquera explicó a Público que ni él ni su compañera Olaia Fernández Dávila suscribieron el plan de pensiones en coherencia con su posición la pasada legislatura, cuando reivindicaron la supresión del fondo. Toni Cantó, electo de UPyD, también rechazó ayer no sólo el plan de pensiones, sino también el ADSL en casa y la parte del sueldo que le corresponde por gastos de hotel en Madrid. Esa indemnización (1.823,86 euros para los diputados de fuera de la capital) la donará a la Casa de la Caridad de Valencia, explicó él mismo en Twitter. Josep Antoni Duran i Lleida (CiU), por su parte, rehusó quedarse con el iPad.

Ayer Gaspar Llamazares anunció a través de Twitter que ya había renunciado a la póliza. Pero en la ejecutiva federal, ya por la tarde, insistió en que la dirección debía tomar una decisión colegiada y común para todas las instituciones donde IU tiene representación. Al final, tras un intenso debate, se acordó cerrar la posición en los próximos días, bien en un órgano o bien en el grupo. En esa misma ejecutiva, se decidió que Lara ejercería los cargos de presidente y portavoz del grupo parlamentario, como ya adelantó este domingo Público

-Para el resto de temas de la ejecutiva de IU (presencia al acto institucional del Día de la Constitución), pinchar aquí

 

Más noticias de Política y Sociedad