Público
Público

Arrestados cuatro militares por "negligencia" en el robo en Badajoz

La ministra ha explicado que el robo se debió a un "fallo de personas" y no de "medios técnicos"

PUBLICO.ES / EFE

La ministra de Defensa, Carme Chacón, ha anunciado el arresto de cuatro militares por negligencia tras el robo de armas en el cuartel de Botoa, en Badajoz. Chacón ha hecho este anuncio ante el pleno de la Cámara Alta en respuesta a una pregunta del senador del PP Ovidio Sánchez, en la que pedía explicaciones por el suceso.

La titular de Defensa ha explicado que los arrestados son un sargento, un cabo y dos soldados y ha asegurado que la noche del robo "no fallaron los medios técnicos, fallaron las personas". Los militares, que estaban de guardia durante el robo, han sido sancionados por inexactitud en el cumplimiento de sus obligaciones, una falta leve que comporta arrestos que van desde 48 horas a 30 días, según una nota informativa del Ejército de Tierra.

La ministra ha asegurado que la base de Botoa dispone de todos los medios técnicos de seguridad adecuados y ha recordado que, desde hace tres años, cuando se intentó robar un cajero de la base, se reforzaron los medios con fibra óptica, más sensores, alarmas y una unidad de seguridad permanente compuesta por 63 personas. Además, Chacón, ante las críticas del senador conservador, ha pedido responsabilidad al PP y que no pretenda sacar tajada política de un hecho como el robo.

Los delincuentes se llevaron diez pistolas y 20 modernos fusiles de asalto HK

Los arrestos se producen después de que en la noche del domingo 27 al lunes 28 de febrero, un grupo de desconocidos consiguiese burlar la seguridad de la Base Militar General Menacho de Botoa y entrar en sus instalaciones para robar diez pistolas y 20 modernos fusiles de asalto HK. Las primeras pesquisas se dirigieron a un grupo de delincuentes de origen albanés que en los últimos meses ha cometido otros robos nocturnos en empresas extremeñas y de Andalucía.

La sustracción de las 30 armas se produjo pocos minutos después de la medianoche. El hecho de que los delincuentes supieran dónde se encontraban las armas hizo sospechar entonces a los investigadores de que contaron con información facilitada por alguien "de dentro" del cuartel o que lo conociera muy bien.

Más noticias de Política y Sociedad