Público
Público

"Los asesinos estaban en Lavapiés, pero interesaba más mirar a ETA"

Manjón culpa a la guerra de Irak y sus "mentiras" de convertirles en víctimas del terrorismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Los asesinos no estaban en desiertos lejanos, estaban en Lavapiés, pero no los quisieron ver, porque era más productivo electoralmente mirar a ETA'. Pilar Manjón volvió ayer 'a su casa', el acto organizado por los sindicatos UGT y CC.OO. de Madrid, para decir a todos los que 'no tienen el oído bloqueado' o 'la mente emponzoñada' la 'verdad', establecida por la Justicia, de los atentados de Madrid.

La presidenta de la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo empezó su intervención en el Círculo de Bellas Artes, de Madrid, recordando que habían pasado 'cuatro años, nuevas elecciones, un intento de olvido, y otro trabajador ha sido asesinado', en referencia a Isaías Carrasco.

Siguió diciendo que las víctimas del 11-M son 'la imagen viviente del terror' y que 'la deuda [con ellos] no está saldada'. 'A lo mejor hay que ser registrador de la propiedad para utilizar determinados términos', señaló en referencia al presidente del PP, Mariano Rajoy.

Responsabilidad en la derrota

Manjón no quiso dejar pasar la oportunidad de negar dos de las críticas recibidas durante estos años. 'No somos majaderos miserables por recordar a nuestros muertos ni por no creernos que había sido ETA'. A continuación, por si alguien tenía aún alguna duda, agregó que las víctimas del 11-M no fueron 'culpables de la derrota de nadie'.

Una vez aclarados ambos extremos pasó a la guerra de Irak. 'Somos los hijos muertos de una guerra a la que fuimos sin querer ir, donde se nos llevó por el petróleo y por falsas armas de destrucción masiva'.

En su opinión, 'el descomunal crimen del 11 de marzo no fue un accidente, fue el resultado de una planificación minuciosa en un contexto de guerra declarada por los yihadistas'.

A ella contribuyó que España abandonara su neutralidad para 'pasar a invadir países soberanos, bajo la mentira y la dirección de terceros'.

'La foto de las Azores y la invasión fueron el detonante del atentado que nos convirtió en víctimas del terrorismo. Y esto no es hacer política, viene escrito en el sumario', aseveró.

Concluyó el acto con un poema y se marchó a otro en Coslada, donde se inauguraba un monumento por las víctimas. Por la tarde fue a otro en la estación de El Pozo.