Público
Público

Basagoiti es el "candidato de consenso" del 70%

Un 30% de los compromisarios del PP de Euskadi vota en blanco o no acude a las urnas. Pese a ello, el apoyo al dirigente vasco es superior al obtenido por Camacho en Catalunya y Estaràs en Baleares

YOLANDA GONZÁLEZ

Antonio Basagoiti, el nuevo presidente del PP vasco, respiró ayer tranquilo. Tras unos días en los que el sector más crítico del partido había amenazado con llenar las urnas de votos en blanco, la realidad dibujó un panorama bastante diferente. De hecho, si hay algo en lo que coincidían ayer los fieles a San Gil y el círculo de Basagoiti es en que los resultados habían sido “muy positivos”. Llegaba la hora de dejar de hacer declaraciones y de “tirar del carro”, admitían algunos.

Eso sí, el presentado como “candidato de consenso”, comienza su mandato con el apoyo de sólo el 70,8% de los compromisarios elegidos para este congreso. Si se tienen en cuenta los votos emitidos, que es la cifra que ofreció el partido, Basagoiti se hace con el 81,8% de los apoyos. Es precisamente esta cifra la que permite comparar sus resultados con los obtenidos por sus antecesores en el cargo. Y aquí no sale muy bien parado. Su resultado es el peor obtenido por un presidente del PP vasco, a excepción del logrado por Jaime Mayor Oreja en 1991.

Donde sí sale bien parado es en la comparación con sus homólogos en otras comunidades autónomas. Supera ampliamente los listones marcados en Catalunya por Alicia Sánchez-Camacho y en Baleares por Rosa Estaràs.

Frente al 70,8% de respaldo a la candidatura de Basagoiti, Sánchez-Camacho obtuvo el apoyo del 40,3% de los compromisarios y Estaràs, del 48,1%. Al final, a Rajoy le ha salido mejor el congreso que más quebraderos de cabeza le prometía. ¿Qué esconden estas cifras? El esfuerzo de Basagoiti por incluir en la ponencia política las observaciones sobre el PNV y los partidos nacionalistas defendidas por el diputado Santiago Abascal destensaron el congreso a última hora de la noche del viernes. Menos mérito achacan al éxito de Basagoiti su esfuerzo por integrar a todos.

Regina Otaola, alcaldesa de Lizartza (Guipúzcoa), restó importancia a la presencia de María San Gil y a la suya propia en el Comité Ejecutivo. Aclaró que ambas se encuentran representadas en el mismo como miembros natos, en virtud de sus cargos como parlamentaria y portavoz en la Junta de Guipúzcoa, respectivamente. Carmelo Barrio, secretario general saliente, nombrado presidente del Comité Electoral, tampoco parecía muy emocionado.

Antes de ser proclamado presidente del PP vasco, en su discurso como candidato, Basagoiti, que mostró su agradecimiento a María San Gil, intentó dejar claro que los principios y valores del PP vasco son los mismos de siempre: la defensa de la libertad, la derrota del terrorismo y la unidad de España. “No los vamos a cambiar”. No obstante, sí reconoció que tienen que hacerlos “más atractivos aún”.

A la hora de presentar su lista, aseguró que se habían ampliado algunos órganos para dar cabida a más gente. “Necesito a todos y cuento con todos”, añadió, aunque también reconoció que “he intentado contar con todos aunque no quepan todos”.

Ya por la tarde, le tocó ofrecer sus primeras palabras como presidente del partido deseando una formación pegada a la calle, “que desgaste suela” y con fuertes críticas al PNV, por dividir a los vascos, y a los socialistas por “decir una cosa y hacer la contraria”. Aseguró que estaba dispuesto a ir con “la mano tendida al entendimiento”. “Pero vamos a ser muy, muy exigentes”, añadió.

Basagoiti mantuvo que trabajará para que en el País Vasco todos los ciudadanos puedan decir lo que piensan creando un partido que sea garantía de libertad, de eficacia económica y de alternativa.

Si algo quedó claro del día de ayer es que María San Gil fue la gran ausente-presente. Su nombre no faltó en los discursos. Esta vez, Mariano Rajoy sí decidió citar a la ya ex presidenta del PP vasco. Le mostró su agradecimiento y le recordó que “nos tiene a todos, porque esta es su casa”.

El líder de los conservadores felicitó a Basagoiti por contar con un “equipo de primera” y le señaló que la receta ahora es “trabajar, trabajar y trabajar”.

Antes de concluir recordando, como lleva diciendo unos meses, que “se ganan amigos por la vía de la ampliación y no de la sustitución”, anunció que el PP pretende llevar al Congreso una reforma de la Ley de Solidaridad con las Víctimas. Su objetivo es eliminar las placas que rindan homenaje a terroristas y asesinos.

Minutos antes de estas palabras, el congreso había rendido un homenaje a Miguel Ángel Blanco en el undécimo aniversario de su asesinato. Su hermana, Mari Mar Blanco, había tomado la palabra para pedir al Gobierno muestras de que quiere derrotar a ETA y de que está con las víctimas del terrorismo. Con la retirada de San Gil, Mari Mar Blanco es el nuevo referente de las víctimas dentro del partido.

 

Mariano Rajoy llevaba unos días mostrando su disposición a reunirse con José Luis Rodríguez Zapatero antes de las vacaciones de agosto, pero insistía en que debía ser el presidente el que le convocara. Y así fue. Ambos acordaron ayer telefónicamente celebrar la primera reunión de la legislatura. La situación económica, la renovación del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Constitucional serán algunos de los temas a tratar. También pretenden conversar sobre la consulta del lehendakari, Juan José Ibarretxe. El líder del PP recibió la llamada de Moncloa justo antes de subir al escenario de clausura del XII Congreso del PP vasco y acordó que llamaría a la conclusión del mismo.