Público
Público

Batalla campal y veinte detenidos en un desahucio en Oviedo

Dieciocho de los veinte detenidos se encontraban en el piso cuya entrada ha sido forzada por los agentes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Veinte personas han sido detenidas por la Policía Nacional durante las protestas esta mañana contra el desahucio de una vivienda en Oviedo, dieciocho de ellas se encontraban en el piso cuya entrada ha sido forzada por los agentes y otras dos eran manifestantes en la calle.

Uno de los detenidos es Jorge Cordero, el propietario de la vivienda desde 2004 en la que residía con su mujer y una hija de cinco meses, quienes ya evitaron un desahucio el pasado 13 de abril gracias a manifestantes de los movimientos 15M y Stop Desahucios.

Ante el aviso judicial de segundo intento de desahucio para las 9.15 horas de hoy, cientos de simpatizantes de Stop Desahucios han acudido desde primera hora de la mañana a la calle de Augusto Junquera, en el barrio de Ciudad Naranco. Se han instalado a la entrada y al final de la manzana, con la calle vallada por la Policía y varias decenas de agentes con equipamiento antidisturbios formando cordones para impedir el paso.

Sobre las 8.15 horas, los ocupantes de la vivienda han arrojado petardos, huevos y líquidos a los policías que se acercaban al portal del edificio, que estaba atrancado con largos pilares metálicos desde dentro y que ha llevado a los agentes a destrozar las puertas con mazas hasta retirar las fortificaciones.

Varios agentes han salido del cordón y han aporreado y perseguido a los manifestantes

Mientras, los manifestantes a ambos lados de la calle han elevado los cánticos de protesta, especialmente con la llegada sobre las 8.50 horas de la comisión judicial, momento en el cual se ha producido la primera carga policial, con varios agentes que han salido del cordón y han aporreado y perseguido a manifestantes.

Uno de los agentes ha seguido a la carrera por varias calles a un manifestante hasta que ha caído, ha recogido balas del suelo con la pistola desenfundada y ha cesado en la persecución. Esta refriega se ha saldado con varios contusionados, entre ellos una chica con la cara ensangrentada.

Los ocupantes han tirado mochilas a sus compañeros de la calle, que han sido interceptadas por la policía

Sobre las 9.45 horas, después de que la Policía se haya provisto de hachas de bomberos y mientras se escuchaba desde la calle los golpes contra la puerta del domicilio del cuarto piso, los ocupantes de la vivienda asomados a los balcones han tirado mochilas a sus compañeros de la calle.

Los policías han vuelto a romper el cordón para apoderarse de algunas de estas mochilas y se ha producido una carga policial mayor, en la que después de varios minutos de enfrentamientos dos de los manifestantes, un hombre y una mujer, han sido inmovilizados en el suelo, esposados y llevados a un furgón.

Alrededor de las 10.30 horas la Policía ha conseguido el acceso a la vivienda y ha comenzado a bajar esposados a los dieciocho ocupantes. Las protestas han seguido hasta las 11.30 horas, animadas desde los balcones de la calle por una cacerolada vecinal. 'Se va a acabar la paz social', 'la lucha seguirá', 'vergüenza me daría ser de la policía', 'banqueros al furgón' o 'qué guapu ye desahuciar a una bebé' han sido algunos de los cánticos.

Desde varios balcones de la calle, los vecinos han animado la cocentración con una cacerolada

El jefe del operativo policial ha explicado a los periodistas que las detenciones en la calle se produjeron porque los manifestantes 'se abalanzaron' sobre los policías que trataban de recuperar las mochilas, que podían tener 'elementos peligrosos' al ser arrojadas desde la vivienda objeto del desahucio y eran 'de interés policial'.

Los manifestantes se han citado para continuar la protesta ante la sede central de Cajastur, entidad con la que tiene la hipoteca Jorge, un extransportista ecuatoriano que desde 2008 no ha podido hacer frente a los pagos.