Estás leyendo: 'Blow up'

Público
Público

'Blow up'

El trío constitucional de La Maestranza tiene la sartén por el mango

ERNESTO EKAIZER

Michelangelo Antonioni se llevó la Palma de Oro en el Festival de Cannes de1966 por su película Blow up , inspirada libremente en Las babas del diablo, un cuento de Julio Cortázar de 1959.

Thomas (Michel en el cuento) es un fotógrafo profesional de jóvenes y atractivas modelos en Londres. Un día, después de hacer fotos en un parque, revela el carrete y advierte un detalle que se le había escapado detrás del objetivo. Thomas llega a la conclusión de que se ha cometido un crimen. Intenta desvelar el enigma a través de una obsesiva ampliación (blow up, en inglés) de las imágenes captadas por la cámara. El poder de veracidad de la imagen queda cuestionado. El fotógrafo del cuento y el de la película descifran la realidad detrás de la experiencia.

Jiménez, Aragón y Arribas tienen en su manos el fallo del Estatut

Esta historia revela hasta qué punto han cambiado las cosas desde los años sesenta sobre lo que el filósofo francés Guy Debord ha definido como la actual sociedad del espectáculo. Ni el fotógrafo Alejandro Ruesga del diario El País ni el cámara de Cuatro han tenido que descubrir la realidad detrás de la experiencia del callejón de La Maestranza de Sevilla el pasado martes 27 durante la corrida de Mihura. La han retratado de manera fija y en movimiento: allí están entre el humo de sus puros los tres magistrados que tienen la sartén por el mango en el desenlace de la sentencia del Estatut catalán en el Tribunal Constitucional.

En esa experiencia, el vídeo es más ilustrativo. Envueltos en el humo de sus puros, se ve a Guillermo Jiménez, nuevo ponente en el recurso de inconstitucionalidad del PP y en los presentados por los otros demandantes, reclinarse hacia su izquierda, hacia el oído del magistrado Manuel Aragón, que deja de beber de la botella de agua mineral para inclinarse a escuchar el susurro de su colega, mientras el tercer magistrado, Ramón Rodríguez Arribas, mira de soslayo discretamente a sus colegas, a su derecha.

La alternativa es una sentencia todavía más reaccionaria

Y este movimiento dice mucho. Los tres forman el núcleo que impulsa el nuevo proyecto de sentencia, tras haber hecho naufragar, junto con los otros tres magistrados radicalmente más contrarios al Estatut (Delgado, Rodríguez Zapata y Conde), el borrador considerado como un mal menor por el Gobierno y un desastre por el PSC, CiU y ERC.

El Gobierno ya ha tirado la toalla y culpa a los dos magistrados más enfrentados por razones personales y jurídicas y a la presidenta del tribunal por el lodazal. Es decir, a Pascual Sala, Manuel Aragón y María Emilia Casas. ¿Por qué tiene la sartén por el mango el trío de La Maestranza? Porque si los cuatro del llamado bloque progresista no aceptan su nueva versión, parecida a la que acaba de naufragar, pero más dura con el término nación, la alternativa es una sentencia todavía más reaccionaria, para lo cual el trío podría hacer mayoría con los tres más inflexibles. Esa amenaza no asegura para el nuevo borrador el voto de los cuatro progresistas, pero pone las cosas muy difíciles.

Aragón votó en contra del quinto y último borrador porque sus argumentos, según ha dicho, no fueron recogidos como se había acordado. Quiere también su blow up (en su otra acepción de explotar, estallar, voladura). Que el término nación, tolerado como ya estaba en los fundamentos de la última versión, quede reducido a una expresión simbólica, explicitándose negro sobre blanco en la parte del fallo de la sentencia.

 

Más noticias de Política y Sociedad