Público
Público

Bush y Zapatero no tienen previsto reunirse

Moncloa prepara contactos con Obama, Hillary y McCain, pero nadie garantiza que se vea las caras con el actual presidente estadounidense.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pasaban las doce de la mañana del 14 de marzo. Hacía cinco días, Zapatero había reditado victoria en las urnas y una tarjeta del presidente americano George Bush había cumplido con la cortesía de felicitar al vencedor. No se esperaba ningún gesto más fuera del protocolo.

Entonces, por sorpresa, llegó una llamada. Durante unos minutos, Bush reiteró sus felicitaciones. Poco antes de colgar quedó en 'verse para charlar' con el presidente español. El propio Zapatero concretó la fecha: durante la próxima cumbre de la OTAN que se celebra entre los días 2 y 4 de abril en Bucarest.

Pocas veces una llamada ha levantado tanta expectación. Tras el tenso comienzo hace cuatro años con la retirada de las tropas de Irak, la relaciones entre Zapatero y Bush han ocupado decenas de portadas, especialmente de la prensa más conservadora.

Cada encuentro ha sido objeto de análisis. El propio Zapatero confió en la última ocasión que se saludaron en que el interés de la prensa no acabe por convertirse en 'patológico'.

George Bush, imprevisible

En la misma línea, desde Moncloa tratan de rebajar las expectativas de la llamada. A pesar del comentario de Bush, nadie en el entorno del presidente garantiza que el encuentro tenga lugar.

No está en agenda. Ni es oficial ni está garantizado que se produzca. En todo caso, si ocurre, será durante alguno de los recesos. Que sea a puerta cerrada o en los pasillos dependerá de las circunstancias de la cumbre.

Fuente próximas al Gobierno advierten que el presidente norteamericano es imprevisible. Al estar fuera del programa oficial serán los presidentes los que decidan cuándo y cómo. Igual que la llamada llegó sin previo aviso, el encuentro dependerá no sólo de los tiempos de Zapatero sino también de la voluntad de Bush.

Así ocurrió en el último encuentro que mantuvieron. Entonces, el 24 de septiembre de año pasado, fue el dirigente de Estados Unidos quien se acercó. Las cámaras recogieron una breve conversación en las que Bush preguntó a Zapatero en castellano: '¿Cómo está?'.

Acto seguido se despidió con un 'me alegra verle de nuevo'. Ya entonces desde el PSOE se remarcó que lo más importante no son los gestos sino las relaciones de respeto y colaboración que mantienen ambas administraciones

Obama, Hillary y McCain

No es el único acercamiento que el Gobierno hacia mandatarios americanos. Asesores del Zapatero pretenden reunirse próximamente en Washington con los equipos de Hillary Clinton, Barack Obama y John McCain.

Con ello, el Gobierno cubre las relaciones con todos posibles los candidatos para ocupar la Casa Blanca a partir del próximo 4 de noviembre.