Público
Público

Cae una banda criminal que vendía coches de lujo robados

La Policía detiene a 27 personas en seis provincias tras un año de pesquisas.

RAMIRO VAREA

Violentos, profesionales y muy bien organizados. Así eran los integrantes de una potente banda criminal que traficaba con vehículos de lujo, previamente robados a sus propietarios, que luego vendían en el extranjero 'por encargo'.

El negocio era millonario: cada coche estaba valorado con un precio de entre 60.000 y 180.000 euros. Pero el chollo sólo les duró algo más de un año. Una actuación conjunta de Guardia Civil, Policía Nacional y Mossos d'Esquadra culminó la semana pasada con 27 detenciones (19 ya están en prisión), 75 automóviles recuperados y la incautación de 20.000 euros en efectivo, así como 25 kilos de hachís, cocaína y marihuana. La Operación Boquerón se desarrolló en seis provincias (Barcelona, Tarragona, Madrid, Toledo, Pontevedra y Sevilla), pero la investigación sigue abierta y no se descartan más detenciones.

La organización recién desarticulada la componían ciudadanos marroquíes y españoles. El grupo estaba perfectamente estructurado, y sus redes se extendían de punta a punta de España. Sus miembros sabían muy bien lo que hacían.

Las pesquisas policiales comenzaron a mediados del año pasado, al detectarse que había aumentado el robo de vehículos de gama alta en unas regiones muy concretas. Estas sutracciones se producían sobre todo en el interior de los concesionarios. Tras hacerse pasar por falsos clientes, aprovechaban algún descuido de los vendedores para llevarse el auto.

Pero en ocasiones también asaltaron directamente a los propietarios de los coches. Si, además, los dueños oponían resistencia, los malhechores no dudaban en emplear la violencia. Incluso en alguna ocasión utilizaron el método del 'alunizaje'.

Tras meses de seguimiento, los agentes consiguieron identificar a los criminales. Fue así como localizaron sus domicilios y lugares donde se refugiaban. Esta tarea no resultó fácil, debido a constante movilidad de todos ellos.

De África a Hong Kong

Con paciencia, los investigadores acabaron descubriendo las rutas utilizadas para colocar los vehículos. La mayoría se exportaban al Magreb, principalmente a Marruecos, Mauritania y Asia a través de contenedores, transportados en barcos. A veces ocultaban su mercancía en el interior de camiones frigoríficos. La Policía también comprobó que Hong Kong iba a convertirse en uno de los nuevos destinos del negocio.

Después de una minuciosa investigación, llegaron los registros. En ellos, se requisaron equipos informáticos, teléfonos móviles, documentación falsa, estupefacientes, dinero y llaves de automóviles. En el transcurso de la investigación, los agentes recuperaron hasta 75 de estos coches robados, que ya han sido devueltos a sus propietarios.

Los 27 detenidos están acusados de presuntos delitos de robo de vehículos, tráfico de drogas, falsedad documental, atentado, receptación y asociación ilícita.

Más noticias