Público
Público

"El calor es lo único que no recorta el PP. Hasta que se lo proponga..."

Los andaluces Montoro y Báñez, blanco de las críticas de los manifestantes que salieron a las calles de Sevilla bajo la sofocante amenaza del termómetro

ADRIÁN GONZÁLEZ

Ni los sofocantes 40 grados que amenazaban a primera hora de la tarde desde los termómetros han logrado restar afluencia a la manifestación que esta tarde ha recorrido el centro de Sevilla, auténtico epicentro de las movilizaciones convocadas en toda Andalucía. "El calor es lo único que no puede recortar el PP. Hasta que se lo proponga...", bromeaba antes del inicio de la marcha un afiliado de UGT. 

Apenas diez minutos después iniciaba la marcha la cabecera desde la céntrica Puerta de Jerez, guidada por pancartas con lemas que aludían al rebautizado "Estado del malestar": "Reforma laboral = esclavitud del Siglo XXI" y "Quieren arruinar el país. Hay que impedirlo". En primer fila, los secretarios generales de UGT y CCOO en Andalucía, Manuel Pastrana y Francisco Carbonero, respectivamente, y tras ellos una nutrida representación de dirigientes del PSOE de Andalucía, encabezados por su recién nombrado vicesecretario general, Mario Jiménez, y de Izquierda Unida.

Sindicatos de empleados públicos, Policía Nacional y colectivos vinculados al 15-M completaban el grueso de la marcha. Reacios en un primer momento a traducir en cifras el número de asistentes, los líderes sindicales elevaron a última hora a "50.000 sevillanos y 300.000 andaluces" el balance de una "jornada histórica".

El breve recorrido entre Puerta de Jerez y Plaza Nueva, inicio y final de la marcha, ha dado juego a los manifestantes. Aunque fuera del recorrido, la cercana sede del PP de Andalucía, en la céntrica calle San Fernando, fue acordonada por la Policía Nacional para evitar incidentes. Una cacerolada y las primeras consignas contra las medidas aprobadas por el Gobierno central sirvieron para calentar motores.

A partir de ahí, la cabecera ha enfilado la Avenida de la Constitución, principal arteria de la ciudad. A lo largo del recorrido, cánticos y lemas contra el Gobierno de Mariano Rajoy y sus principales ministros: "Este Gobierno nos lleva al infierno", "Rajoy, ratero, nos roba a los obreros", "Montoro, si quieres dinero, quítaselo a un banquero" y "Fátima Báñez, tú no eres andaluza". Los dos últimos, por su vinculación a Andalucía, han sido dos de los grandes blancos de las críticas.

Los siguientes objetivos, las entidades bancarias que jalonaban el recorrido. Una oficina de Caja Madrid, pese a no lucir ya ningún emblema visible de Bankia, ha despetado el grito de "Ahí está la cueva de Alí Babá". Junto a ella, la sede central del Santander en la capital andaluza ha sido recibida con un "Este edificio lo vamos a expropiar". 

Como colofón, el edificio del Banco de España ejerciendo como telón de fondo del escenario sobre el que los líderes sindicales se han dirigido a los asistentes. Manuel Pastrana, secretario general de UGT en Andalucía, ha advertido de que "o paramos juntos al PP o terminaremos en la extrema pobreza" y, parafraseando a Andrea Fabra, ha acusado a Mariano Rajoy de pretender "que se jodan los trajadores, los dependientes, los funcionarios, los parados, los autónomos y los pequeños empresarios". Frente a ello, ha animado a la ciudadanía a "crear un muro de resistencia alrededor del PP que impida que actúen impunemente".

Francisco Carbonero, secretario general de CCOO en Andalucía, ha acusado por su parte al Partido Popular de "gobernar para la derecha y el capital" y ha lanzado la consigna de "o cambiamos la política del Gobierno o cambiamos este Gobierno porque somos muchos más". Y todo porque, a su juicio, "Rajoy pretende que los Presupuestos Generales lo gestionen las empresas privadas, mermando el Estado de Derecho y criminalizando a las comunidades autónomas". Hora y media después de arrancar, la marcha se ha disuelto bajo los sones del himno de  Andalucía. El termómetro apenas había dado tres grados de tregua.

Más noticias de Política y Sociedad