Público
Público

Caminero, imputado en una trama internacional de tráfico de drogas

El ex futbolista está acusado de colaborar al blanqueo de dinero procedente de la venta de coca

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

La Guardia Civil ha desarticulado en Madrid una organización dedicada al narcotráfico y al blanqueo de capitales derivados de su venta. La operación, desarrollada en Madrid, Valladolid, Sevilla y Barcelona, se ha saldado con 31 personas detenidas.

Entre ellas se encuentra el ex jugador del Atlético de Madrid y del Real Valladolid, José Luis Pérez Caminero, quien aparece como imputado por blanquear dinero procedente de la venta de la cocaína.

Fuentes policiales también avanzaron que en la trama están implicados más futbolistas. Al menos, un integrante del Getafe está siendo investigado. Este jugador, del que se desconoce su identidad, aún no ha sido llamado a declarar ante el juez ya que su implicación en la trama es menor.

De hecho, su nombre sólo aparece en las diligencias. Fuentes del caso aseguraron que están a la espera de recabar una serie de movimientos fiscales para comprobar cuál ha sido su papel en la trama. No obstante, todo apunta a que fue su representante quien le implicó en la red.

José Luis Pérez Caminero fue detenido el martes de la semana pasada. Tras prestar declaración judicial, quedó en libertad con cargos. El juez optó por esta decisión al carecer Caminero de antecedentes policiales y no apreciar riesgo de fuga. Los investigadores sospechan que el ex jugador de la selección nacional ayudaba a Eduardo H.J., un joyero de Majadahonda (Madrid) que supuestamente utilizaba sus establecimientos comerciales en Madrid para el blanqueo de capitales procedentes del tráfico de drogas.

Caminero presuntamente recibía billetes de pequeños y los cambiaba por otros de mayor fracción (de 50, 100, 200 y 500 euros), que podían salir de España con menores dificultades para ser detectados. A cambio, el ex jugador recibía una comisión de entre el 2 y el 3%. Fuentes del Instituto armado relataron a Público que hacía tiempo que seguían a Caminero a través de grabaciones obtenidas de pinchazos telefónicos.

Las pesquisas arrancaron en octubre de 2008, cuando la Guardia Civil detectó la entrada de cocaína a España desde México. Tras varios meses de trabajo, los investigadores descubrieron el funcionamiento de la organización. Su infraestructura, compleja, constaba de tres grupos. El primero de ellos estaba formado por ciudadanos mexicanos, quienes introducían la droga procedente de México y Colombia.

Un segundo grupo de delincuentes, integrado por colombianos, compraba el estupefaciente. También se encargaban de manipular y distribuir la cocaína por varios puntos de España. Su centro de operaciones estaba ubicado en un piso del Ensanche de Vallecas, a las afueras de Madrid. Aquí almacenaban la coca. Durante un registro, la Guardia Civil interceptó 550 kilos de droga ocultos en la vivienda. Poco después, los agentes aprehendieron otros 23 kilos en la capital, durante una transacción.

La última facción de la organización estaba formado por ciudadanos españoles, entre ellos Pérez Caminero, cuya misión era la de blanquear los beneficios que se obtenían con el tráfico de drogas. Su principal cabecilla era el joyero de Majadahonda, quien se encuentra en prisión. Para ello utilizaban como tapadera empresas y negocios legales. A la joyería de Eduardo H.J. acudían diferentes personas, en su mayoría de aspecto sudamericano, con importantes sumas de dinero que obtenían de la venta del estupefaciente.

Una vez recibían el dinero, lo enviaban a México a través de delincuentes que se hacían pasar por turistas que volvían a su país de origen. Así, los agentes descubrieron 685.400 euros escondidos en dobles fondos en las maletas con destino hacia el aeropuerto de México.

Fuentes del caso confirmaron que no todo el dinero volvía a Suramérica. Parte de las ganancias se invertía en negocios inmobiliarios y en la compra de chalés. En la operación, llevada a cabo por el equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid, también se ha intervenido más de dos millones de euros y siete vehículos de alta gama. También se han embargado chalés y pisos.

Más noticias en Política y Sociedad