Público
Público

Camps continúa su batalla por derribar el Cabanyal

Reunió a su Gobierno este sábado para definir su estrategia tras el informe del Consejo de Estado, que avaló la decisión del Ministerio de Cultura de salvar el barrio

TONI GARCÍA DE DIOS

La Generalitat Valenciana combatirá la decisión del Gobierno central de recurrir ante el Tribunal Constitucional el decreto autonómico que autoriza el derribo de 450 casas del barrio marinero de El Cabanyal. El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, convocó este sábado a su gabinete para decidir qué pasos dar. El Gobierno valenciano pedirá "con carácter de urgencia" la convocatoria de la Comisión Bilateral del Estado con las comunidades. También se celebrará en Les Corts un pleno extraordinario para debatir un comunicado institucional sobre el futuro del barrio.

Todo ello unos días después de que el Consejo de Estado, un órgano independiente formado por juristas de prestigio, aprobara una resolución que concede al Ministerio de Cultura la potestad de declarar "expolio" esta actuación , como adelantó Público.

El argumentario del PP puesto de relieve en las declaraciones de sus dirigentes rehuye el debate jurídico y apunta al enfrentamiento por las competencias. Los populares acusan a Zapatero de tener animadversión a Valencia y mezclan la cuestión de El Cabanyal con otros puntos de conflicto, como el agua o la financiación autonómica. Así defienden su decisión de prolongar una de las avenidas principales de la ciudad, destruyendo 450 edificios de gran valor histórico.

Al finalizar la reunión, la portavoz del Consell, Paula Sánchez de León, calificó la actuación del Ejecutivo central como de "grave intromisión en la legitimidad y en la autonomía de los valencianos". A la vez, denunció que "se han ignorado torticeramente las decisiones judiciales que avalan las actuaciones del Ayuntamiento".

También compareció ante los medios el conseller de inmigración y portavoz popular en Les Corts, Rafael Blasco, que lanzó las críticas más duras. Afirmó que "se trata de la mayor agresión a una autonomía en los últimos años y, sólo, por el simple hecho de abrir una calle". Para Blasco, "el presidente Zapatero está transformando el país en un Estado de Excepción con este ataque a las instituciones de autogobierno".

Por su parte, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, aseguró que "lo que se ha atacado es el fuero, el derecho a la autonomía valenciana, el autogobierno y las competencias que permiten y otorga la Constitución a la Comunitat, en función del Estado de las autonomías".

El portavoz socialista en Les Corts, Ángel Luna, denunció que "el Consell sólo se preocupa de provocar un conflicto político para tapar su nefasta gestión económica y para evitar que se hable del caso Gürtel que afecta de lleno al presidente Camps". Luna acusó de "incompetente" al Gobierno valenciano, tanto en el sentido político como en el jurídico y subrayó que "no tienen posibilidad alguna de que ningún tribunal les dé la razón".

 

Más noticias de Política y Sociedad